Compartir
Publicidad

La asertividad, una habilidad en las relaciones laborales

La asertividad, una habilidad en las relaciones laborales
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para que una empresa funcione son muchos los elementos que han de formar un engranaje perfecto, pero las personas son en definitiva el valor más importante para que los objetivos financieros se logren. Un equipo donde exista una buena comunicación, libertad para expresar opiniones y una implicación con la empresa tendrá muchos puntos a su favor, sobre todo a largo plazo. Invertir en los trabajadores y fomentar las habilidades sociales y la inteligencia emocional es apostar por la eficacia.

La asertividad es una habilidad dentro de las relaciones laborales y personales. Se trata de un comportamiento socialmente habilidoso de las personas en situaciones individuales o grupales y que permite afrontar distintas exigencias del contexto: desde una crítica, por ejemplo, a la presión grupal.

¿Cómo se distingue a una persona asertiva?

Todo podemos lograr ser asertivos, de hecho es sano para las relaciones con los demás y sobre todo en un contexto laboral donde sintamos que podemos dar nuestra opinión sin temor a las consecuencias.

  1. Es alguien capaz de plantear y defender un argumento, una reclamación desde una actitud de autoconfianza aunque contradiga lo que dicen o hacen los demás o lo que se supone que está bien.
  2. Es alguien que no se deja gobernar por la situación porque percibe que la controla y se orienta por sus objetivos.
  3. Es alguien a quien el contexto no le paraliza, ni le desborda o descontrola.
  4. Es alguien que no abandona sus objetivos pese a lo que digan o hagan los demás.

Existen dos tipos de respuestas asertivas

  • De oposición asertiva, implican un rechazo a un comportamiento, opinión u observación realizada por el interlocutor. Un ejemplo sería: "no estoy de acuerdo con lo que opinas..."
  • De aceptación u afirmación asertiva, que por el contrario implica reconocimiento y aceptación hacia la opinión o conducta de la otra persona, cuando esté justificado. Por ejemplo: "efectivamente tienes razón, eso que dices es muy acertado..."

Lograr una fortaleza mental es igual de importante que gozar de una salud física extraordinaria. La asertividad forma parte de esas habilidades que tanto fuera como dentro del trabajo deberíamos potenciar. No es fácil defender nuestras ideas o en ocasiones atreverse a decir no.

La asertividad aumenta la autoestima, al incrementar la sensación de seguridad o control del comportamiento y no generar así sentimientos de culpabilidad o de fracaso (personas así en una organización no resultan positivas)

Siempre y cuando exista un clima favorable, se podrá afrontar las situaciones respetando los propios valores y opiniones y no en función de los demás.

Lo ideal es que desde los altos cargos se fomente el diálogo, la escucha de las opiniones de los empleados que al final son los que mejor conocen el funcionamiento en el día a día de la empresa. ¿Utopía? Tal vez, por suerte en algunas organizaciones se tiene en cuenta la opinión del trabajador y se valora una personalidad fuerte y una mentalidad creativa.

En Pymes y Autónomos|Factores de motivación de los trabajadores,Razones por las que los empleados desconfían de sus jefes Imagen|sboneham

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio