Publicidad

La UE quiere que los trabajadores denuncien a sus empresas si incurren en prácticas ilegales

La UE quiere que los trabajadores denuncien a sus empresas si incurren en prácticas ilegales
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La mejor forma de tener controlado el fraude o la comisión de irregularidades en el ámbito fiscal es tener más ojos en las organizaciones. Quizás por eso desde la UE, y el Consejo de Ministros del Interior, se ha aprobado una nueva directiva que fomenta que los trabajadores denuncien a sus empresas si incurren en prácticas ilegales. No es nada nuevo ya que esta directiva fue aprobada por el Parlamento europeo el pasado mes de abril.

Para ello el primer paso será garantizar la protección de dichos empleados que realicen denuncias en temas que afecten a la contratación pública, las infracciones que afecten a los intereses financieros de la Unión, la prevención del blanqueo de capitales y de financiación del terrorismo, así como los actos que pretenden conseguir una ventaja fiscal que desvirtúe la legislación del Impuesto de Sociedades.

Y esto no afecta solo a los empleados directos de la empresa, sino que también afecta a los trabajadores subcontratados, proveedores o incluso aquellos que puedan tener conocimiento de uno de estas infracciones durante el proceso de selección de un puesto vacante.

Además la directiva obliga a las empresas a organizar de forma interna la recepción y tramitación de dichas denuncias, para empresas de más de 50 trabajadores. Queda abierta la posibilidad de que también afecte a las pymes más pequeñas, pero será en función de la decisión de cada estado miembro.

En ningún caso se podrán crear listas negras de trabajadores que han delatado a sus organizaciones, ni tomar represalias contra ellos. Para ello cada uno de los Gobiernos tendrá que establecer un régimen sancionador eficaz, que afectará también a aquellas personas que interpongan denuncias falsas.

En todo caso veo muy complicado que los propios trabajadores denuncien a sus empresas, ya que muchas de estas denuncias que acarrearán sanciones y menores ingresos afectan a su competitividad. Y todos sabemos como funciona esto, si se denuncia, al final hay trabajadores que serán despedidos, y por mucho que la confidencialidad nos proteja en la mayoría de los casos no se quiere perjudicar a compañeros que han estado trabajando con el confidente y no tienen ninguna culpa de las malas prácticas de su empresa.

Imagen | Leonardo1982

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir