Compartir
Publicidad
Publicidad

Reclamar deudas a través de un procedimiento monitorio

Reclamar deudas a través de un procedimiento monitorio
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

El procedimiento monitorio es un recurso que se utiliza para reclamar el pago de una deuda a través del Juzgado. Es un procedimiento especial dentro de los procedimientos judiciales que no requiere la interposición de una demanda, sino una petición a los Tribunales civiles para la reclamación del pago.

Este procedimiento se puede solicitar para deudas de hastra 250.000 euros y para la interposición del mismo no se necesita abogado ni procurador.

Después de realizar varias tentativas de cobro, podemos encontrarnos con la imposibilidad de que nuestro cliente abone las facturas pendientes, se nos plantea entonces, la posibilidad de reclamar el pago por vía judicial. El procedimiento monitorio es una opción rápida y sencilla para hacer este tipo de reclamaciones.

La petición de la apertura de un procedimiento monitorio debe hacerse a través de un escrito donde debemos manifestar la situación de impago y justificarla con todos los documentos que dispongamos: contratos, facturas, albaranes, etc. Debemos, además, justificar que se haya intentado el cobro "amistosamente" antes de proceder judicialmente.

Para justificar la tentativa de cobro es suficiente acreditar la comunicación por escrito al acreedor del requerimiento de cobro de la deuda. La mejor manera de hacerlo es a través de burofax.

En el momento en que el Juzgado recibe la petición, le dá trámite enviando al acreedor una notificación de la apertura del procedimiento. Desde el momento en que el acreedor la recibe, dispone de 20 días para oponerse a la misma.

Si no manifiesta su oposición, para lo que deberá presentar un escrito de oposición a través de un abogado y procurador dependiendo de la cuantía de la deuda, automáticamente se dá por reconocida la deuda y se puede solicitar la ejecución de la misma.

Si se opone y puede justificar el motivo de la misma, el procedimiento se deriva entonces a un procedimiento judicial (ordinario o verbal) necesitaremos abogado y procurador e iremos a una vista declarativa donde cada uno expondrá su punto de vista y el Juez decidirá sobre la misma.

Como antes comentaba, el procedimiento monitorio es una vía rápida de reclamación y que muchas veces, mediando un Juzgado, puede servir para agilizar el cobro de esas facturas pendientes.

En Pymes y Autónomos | Impagos: cómo cobrar una deuda Imagen | Daquella manera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio