Publicidad

Los autónomos mileuristas o como mezclar peras con manzanas

Los autónomos mileuristas o como mezclar peras con manzanas
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Hay noticias recurrentes que de vez en cuando ocupan espacio en los medios llamando la atención sobre hechos "cuanto menos curiosos". Una de ellas hace referencia a los autónomos mileuristas, indicando que solo el 23% de los autónomos declara ganar más de 1.000 euros al mes y comparan los ingresos declarados por los autónomos con los de los trabajadores por cuenta ajena y, de paso, se vuelve a extender el fantasma del fraude fiscal.

Sin entrar en el tema del fraude, lo que es absurda es la comparación que sirve de base para la noticia ya que comparar la declaración del IRPF de un autónomo con la de un asalariado no tiene ningún sentido. Parece muy llamativo que la media de ingresos declarados por los trabajadores por cuenta ajena se sitúe en el entorno de los 19.000 euros mientras que los autónomos apenas declaran ganar unos 9.600 euros, pero en realidad las cifras no son comparables.

En primer lugar, el asalariado declara sus ingresos brutos, a los que posteriormente aplicará las deducciones correspondiente, el autónomo declara el rendimiento neto de su actividad, por lo que además de las deducciones personales, familiares, etc. declara los gastos que su actividad le origina, algo perfectamente lógico.

Otra cosa a tener en cuenta es que en la mayoría de los casos el autónomo ha de hacer una inversión para poner en marcha su negocio. Eso supone que los bienes adquiridos se amortizarán año a año y esa amortización minorará el rendimiento del negocio, como si de un gasto se tratara. Por tanto lo que el autónomo declara como rendimiento tampoco es exactamente el beneficio obtenido.

Hay otro factor a tener en cuenta, un autónomo y un asalariado declaran su rendimiento a través del IRPF, impuesto progresivo y cuyo tipo máximo llega al 52%, mientras que las sociedades tributan por el IS a un tipo fijo del 30% (25% en el caso de las pymes). En el momento en que el autónomo alcanza un tipo impositivo superior al de sociedades lo normal es que deje de desarrollar su negocio como persona física y lo haga como sociedad. Si no hay autónomos que tributen en los tipos más altos es normal que la media baje.

Pero lo más importante tiene que ver con la situación actual. El hecho de que los rendimientos declarados por los autónomos estén ahora en el nivel más bajo desde 2003 es una clara muestra de la situación económica que vivimos, sólo basta con ver el índice de cierre de negocios que aumenta cada vez más, por eso puede parecer chocante que los empleados declaren que ganan más que sus jefes, pero no quiere decir que en muchos casos eso no sea cierto.

En Pymes y Autónomos | España no es país para autónomos Imagen | Imagens Cristãs

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios