Compartir
Publicidad

Cómo reconstruir una contabilidad perdida

Cómo reconstruir una contabilidad perdida
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hemos tomado todos las medidas para garantizar que nuestra contabilidad se encuentra a buen recaudo, hemos realizado copias de seguridad periódicamente, pero en ocasiones los elementos se confabulan y la contabilidad se pierde. Un incendio y una copia de seguridad almacenada en el mismo edificio, una inundación, un tsunami, o un meteorito.

La perdida de la información contable puede acarrear graves trastornos, por eso se deben de tener en cuenta las máximas precauciones para garantizar que nuestra información contable se encuentra a buen recaudo, algo a lo que puede ayudar el almacenamiento en la nube de nuestras copias de seguridad, o bien trabajar directamente desde aplicaciones en la nube.

¿Por donde empezamos a reconstruir nuestra contabilidad?

Modelos impositivos presentados como el IVA y relativos a retenciones pueden ser una buena base para empezar a reconstruir y testar que incluimos todas nuestras facturas. Para irnos animando podemos empezar por modelos como el 115, cuadramos los alquileres y cogemos confianza.

La primera distinción que debemos hacer es entre documentos generados por la empresa y documentación generada por terceros. Cualquier documentación generada por terceros puede volver a ser suministrada y el 347 se puede convertir de pronto en un gran aliado para ayudarnos a recopilar la información que precisemos, ya que es una base de datos de nuestros principales clientes y proveedores. De tal manera si solicitamos a nuestros principales proveedores y clientes (el 347 nos facilitara todos aquellos que superen los 3.005,06 euros durante el año a que haga referencia el modelo presentado) la documentación de que dispongan relativa a nuestra empresa conseguiremos reconstruir una parte muy importante de nuestra contabilidad.

En lo relativo a información bancaria, estará también fácilmente disponible vía banca online o solicitando extractos y cualquier documentación que necesitemos a las entidades financieras.

Una vez recopilada la información nuestros modelos impositivos presentados se convertirán en nuestro check list. Y quien sabe, a lo mejor una vez acabada la restauración hasta conseguimos depurar errores que de no haberse vuelto a pasar la contabilidad permanecerían ocultos.

En Pymes y Autónomos | La nube o cómo ahorrar costes tecnológicos en la empresa

Imagen | epugachev

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio