La nueva Ley de Creación y Crecimiento Empresarial permitirá crear empresas con tan solo un euro

La nueva Ley de Creación y Crecimiento Empresarial permitirá crear empresas con tan solo un euro
Sin comentarios

Uno de los principales obstáculos a los que se enfrenta cualquier emprendedor que quiere poner en marcha una empresa son todos los trámites burocráticos que debe afrontar. De media, se tardan 13 días de media en poder crear una empresa, siendo España uno de los países de la Unión Europea (UE) en los que más tiempo se requiere para ello.

Por todo ello, la intención del Gobierno es promover la nueva Ley de Creación y Crecimiento Empresarial, que permitirá, entre otras cosas, poner en marcha una sociedad con tan solo un euro, tal y como recoge el diario económico Expansión, eliminando de esta manera el mínimo de 3.000 euros necesario para constituir una SL.

El principal objetivo de la nueva ley es remover todos los obstáculos para la creación de una empresa, reduciendo los costes mínimos para su constitución, promoviendo medidas de lucha contra la morosidad y favoreciendo el crecimiento de las empresas ya establecidas, entre otros muchos aspectos.

Para cumplir con el primer objetivo, y reducir el periodo medio de pago a proveedores, el Ejecutivo prepara una batería de incentivos para el cumplimiento de los plazos de pagos establecidos en la Ley de Morosidad, al tiempo que implantará la factura electrónica, según señala Servimedia.

Además, la Ley incluye una serie de medidas que tienen como objetivo diversificar las fuentes de financiación más allá de la bancaria, de la que dependen la mayoría de pymes y autónomos en nuestro país, y así mejorar el clima de negocios.

Una batería legislativa para las empresas

La nueva ley que verá la luz próximamente, junto con la ley de 'startups' y la concursal que está ultimando el ministerio de Justicia, prevé cubrir el abanico completo de medidas que tienen como objetivo fomentar y favorecer el emprendimiento.

El principal objetivo es poner coto a todo los problemas que soportan las compañías españolas y que les dificultan ganar tamaño, internacionalizarse o, incluso, reestructurar la deuda para que una crisis no sea una sentencia casi de muerte empresarial, sino un obstáculo salvable.

Temas
Inicio