Compartir
Publicidad
Publicidad

Franquiciar el lujo

Franquiciar el lujo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

No sólo las cadenas de restauración rápida, inmobiliarias, servicios financieros o salones de estética crecen con las franquicias. El lujo también. Porque lo interesante del lujo no es el producto en sí, sino la distinción de poseerlo. Y porque los establecimientos que ofrecen este tipo de productos, sean del sector que sean, reunen unas condiciones que los hacen únicos.

Al entrar a un establecimiento de lujo vamos a encontrar un cuidado extremo en los detalles, la atención, la decoración... Este tipo de locales se ubican en zonas céntricas de grandes núcleos urbanos, buscan una clientela selecta, con un elevadísimo poder adquisitivo y venden esencialmente una imagen de marca muy diferenciada. Para crecer, ya son muchos de estos negocios los que han puesto su mirada en las franquicias, si bien estas no están al alcance de todo aquel emprendedor que desee unirse al caballo ganador. Para conceder una franquicia de lujo en muchas ocasiones se valorará no sólo la elevada capacidad económica necesaria para montar el establecimiento y mantener un volumen de stock suficiente, sino que se observa a la formación, aptitudes y conocimientos del candidato.

Muchos son los negocios de lujo que han optado ya por expandirse dentro y fuera de nuestras fronteras mediante la franquicia, como la diseñadora Rosa Clará, Custó, Yanes, o El Caballo. Y muchas otras empiezan a aumentar sus franquiciados en nuestro país, como Bang-Olufsen, el grupo Banjar, o Engel & Völkers.

Vía | Tormo.com Vía | Franquiciashoy.es Imagen | Caroline Hoos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio