Compartir
Publicidad
Publicidad

Feng Shui en los negocios

Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Uno es bastante escéptico, rayando lo que algunos denominarían fundamentalismo racionalista. Ahora bien, dicha actitud no me lleva a no hablar de aquello que no comparto, a cubrirlo con un manto de silencio. Mi reacción es más bien toda la contraria. Me gusta leer y documentarme sobre aquello que no suele encajar con mi visión del mundo, incluso en facetas como la señaladas. Y el caso es que respecto al Feng Shui, de indudable aplicación de moda en los negocios, en las empresas (que se lo digan a los que trabajan en China), creo que estoy en una posición un tanto intermedia. Pero. para aquellos de vosotros que no lo conozcáis, quizás lo mejor es saber qué es el Feng Shui.

El Feng Shui vendría a ser un conjunto de conocimientos o creencias, de origen chino que trata de ordenar, aprovechar, el espacio en el que habitamos para mejorar nuestra calidad de vida. De cara a dicho propósito se determinan lugares propicios para construir, orientaciones de habitaciones, mobiliario, etc, todo con tal de que las energías que recorren la Tierra se canalicen de un mejor modo, ayudándonos en nuestros propósitos. Vamos, dicho todo ello en las palabras de un escéptico iletrado. Y así como la vertiente más conocida es quizás su aplicación en domicilios particulares, lo cierto es que muchos lo siguen a pies juntillas en espacios empresariales.


En Buscarempleo.es
leo un pequeño resúmen de algunos consejos desde la óptica del Feng Shui:

  • El escritorio debe ocupar el lugar principal de la oficina, frente a la puerta o en diagonal, a ser posible de forma redondeada, sin esquinas, amplio y con alguna pequeña figura sobre él.
  • Las sillas con buen respaldo, y sin tenerla puesta justo detrás.
  • La tortuga como símbolo viene a ser nuestro san Pancracio.
  • Colocar alguna planta sobre la alfombra.

En cuanto el Feng Shui se pone a hablarme de energías, de flujos, etc, suelo desconectar. Cuando hace referencias a cuestiones tan lógicas como la señalada de la puerta, de los cantos de la mesa, u otras similares, le presto un poco más de atención, aunque a tales ataques de sentido común me cueste llamarles ciencia, tal y como hacen algunos.

Vía | buscarempleo.es
Más información | Joan Miquel Viade
Enlace | Vídeo original YouTube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos