Compartir
Publicidad

El Gobierno aprueba el Plan Integral de Apoyo al Comercio Minorista para 2014

El Gobierno aprueba el Plan Integral de Apoyo al Comercio Minorista para 2014
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El comercio minorista supone el 5,3% del PIB total español y hay 1.828.694 personas trabajando en el sector del comercio minorista, lo que supone el 10,9% del total de ocupados de la economía española. Ante la necesidad de impulsar la actividad de este sector, uno de los que más sufren el efecto de la crisis, el Gobierno acaba de aprobar el Plan Integral de Apoyo al Comercio Minorista para 2014.

El Consejo de Ministros de hoy ha dado luz a verde treinta y dos medidas agrupadas en diez ejes de actuación para facilitar la financiación, innovación, nuevas tecnologías, impulso a la relación comercio-turismo y a las áreas comerciales tradicionales. Se trata de un estrategia global que ayude a recuperar al sector.

Las medidas principales se focalizan en la mejora de las zonas comerciales urbanas y la regeneración y renovación de zonas urbanas y turísticas; en el apoyo a la financiación, integrando todas las líneas ICO específicas para el sector destinadas a apoyar inversiones y liquidez en pymes y autónomos y en apoyar la innovación e implantación de nuevas tecnologías, constatado la creciente actividad que desarrolla el comercio electrónico.

Además se pretende incrementar la promoción comercial y del turismo de compras; la implantación de medidas que contribuyan al comercio seguro y potenciar la formación, el empleo e internacionalización del sector.

La actividad del comercio minorista ha sufrido principalmente los efectos del descenso del consumo interno; de la expansión de los grandes centros comerciales, que han ido modificando los hábitos de compra de los consumidores, y, por supuesto, de la gran expansión del ecommerce. La mayor parte de las empresas del sector no estaban preparadas para estas contingencias y menos para que todas ellas actuaran a la vez. La solución al sector pasa por un cambio de actitud, adoptando medidas que les lleve a competir por el cliente ofreciendole lo que busca y para ello es necesario adaptarse a los nuevos hábitos y costumbre de éstos.

El pequeño comercio ya no sólo luchan con la tiendas tiendas del mismo barrio, las grandes cadenas que ocupan el espacio de los centros comerciales y las plataformas de comercio electrónico nacionales y extranjeras también compiten por los clientes. La única manera de ganarles la partida es llegar antes al cliente y ofrecerle un valor añadido que ellos no aportan. Más que todas estas medidas, que tampoco están de más, lo importante es que los comerciantes asimilen los cambios de paradigma.

En Pymes y Autónomos | La competitividad del comercio minorista Imagen | jlastras

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio