Publicidad

¿Sería el acabose para tu negocio si tu no estuvieras?

¿Sería el acabose para tu negocio si tu no estuvieras?
Sin comentarios

Publicidad

Cuando hablamos con un empresario o el titular de un pequeño negocio resulta muy frecuente escuchas la típica frase de:

Si yo no estuviera, el negocio tendría que cerrar.

Lo que desenmascara el enorme riesgo en la sucesión que existe en una gran cantidad de negocios, que encuentra sus causas en tres factores principalmente, pasemos analizar cada uno de ellos:

  1. La existencia de tareas y/o responsabilidades no correctamente delimitadas: cuando todos hacen un poco de todo sin existir un especialista claro ni un responsable titular en cada una de ellas

  2. Cuando no elaboramos un plan claro para la sucesión, o simplemente no existe, lo que nos lleva a dejar al azar a esta tarea. Olvidando que este es importante, aunque a priori no se detecten razones para que tenga que llevarse a cabo

  3. Como consecuencia de no saber delegar, ya que en ese caso siempre se necesitará el 'visado' para cualquier acción operativa, lo que retroalimenta la dependencia del empresario en cuestión. Lo que se podría evitar al designar un responsable de cada área funcional, y otorgando los poderes ejecutivos necesarios en cada uno de ellos

En conclusión, estos ejercicios no se realizan por dos motivos, primero por la dejadez y segundo por la falta de confianza en nuestros subordinados, dos grandes males que redundarán en el fracaso de nuestro negocio si no actuamos a tiempo. Una tarea que no depende del tamaño de la empresa, ya que a pesar de que sea muy pequeña, siempre necesitamos a una persona de confianza para tratar de garantizar su viabilidad a futuro.

En Pymes y Autónomos | La objetividad debe marcar la sucesión generacional de nuestra empresa Imagen | rdenubila

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir