Compartir
Publicidad

Ni más ni menos

Ni más ni menos
1 Comentarios
Publicidad

En algunas otras ocasiones he hablado de la necesidad de que como profesionales estemos asegurados correctamente, y de que nuestras empresas estén cubiertas ante cualquier sinistro o incidencia que puedan sufrir, también es conocida por todos mi posición de que incluso en aquellos casos que el estado “obliga” a tener un seguro mediante nuestras cotizaciones, nosotros nos dotemos de unos seguros paralelos de forma privada que garantice la calidad de lo que recibiremos, pero ello tiene unos límites, la eficiencia.

¿Y a qué me refiero con la eficiencia en los seguros? Hoy no me quiero referir a tener uno o muchos seguros, a más o menos seguros que protejan casi todo en nuestra vida o que no nos protejan nada, hoy quiero hablar de la cobertura de cada uno de los seguros que dispongamos, y del riesgo y de lo negativo tanto de caer en un sobreseguro, como en un infraseguro.

Probablemente cuando acudamos por ejemplo a realizarnos un seguro para protegernos como autónomos de una incapacidad temporal o bien nos realicemos un seguro médico privado no existirá duda, a cuanta mayor cobertura dispongamos y a mayor prima por ende podamos pagar mejor, pero si queremos asegurar nuestra oficina o algún bien material nuestro no siempre estará tan claro.

Hemos de tener presente que por ejemplo si tenemos un seguro que protege nuestra oficina y en la misma se produce un incendio y de contenido tenemos X valor asegurado, la mayoría de los seguros solo nos cubrirán hasta este determinado valor máximo de los bienes, no por el valor real de los mismos. Así por ejemplo si tenemos asegurado por ejemplo hasta X pero el valor del contenido de lo que se ha dañado es de X + X, solo nos pagarán por el valor asegurado, y al contario si tenemos asegurado X, pero resulta que todo lo dañado tiene un coste inferior, nos abonarán el valor de lo dañado, pues el valor asegurado es el valor máximo con el que indemnizarnos, no el valor a indemnizarnos.

Con todo ello cabe decir que es importante (amen de leer la letra pequeña) en el momento de contratar una póliza coger una calculadora y valorar individualmente nuestros bienes y enseres, desglosándolos y agrupándolos en grupos (equipamiento informático, libros profesionales, etc.,), solo así pagaremos la prima justa sobre lo que disponemos, ni más, ni menos.

En Pymes y autónomos | Pólizas de AXA para autónomos y pymes: coste vs cobertura
Imagen | estarsid

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio