Compartir
Publicidad
Publicidad

Me abrí una cuenta empresa pero no voy a montar mi negocio

Me abrí una cuenta empresa pero no voy a montar mi negocio
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tomando un café con un amigo, me ha planteado la siguiente cuestión. Cuando estaba estudiando en la universidad decidió que se iba a hacer empresario y como también trabajaba y tenía ingresos, decidió comenzar a ahorrar en una cuenta ahorro-empresa, hasta que finalizara sus estudios y montar el negocio que tenía en mente.

Hasta aquí todo correcto, termina la carrera, se encuentra con 10.000 € en su cuenta-empresa, pero como tampoco obtiene la financiación necesaria y no se fía en exceso del momento económico actual (si, el miedo es libre...) decide que no pone su empresa y le acaba el plazo máximo de los cuatro años para establecerse. Pero ¿que opina Hacienda de todo esto? 

En primer lugar, las cuentas ahorro-empresa presentan unas similitudes con las cuentas ahorro vivienda en lo referente a las deducciones que se realizan en la cuota del impuesto sobre la renta. De las cantidades depositadas en dicha cuenta, el 15% se deduce directamente de la cuota a pagar del impuesto. El ahorro fiscal que ha conseguido en estos cuatro años ha sido de 1.500 €.

Si no establece la empresa, el reglamento del IRPF es claro y meridiano; Se pierden las deducciones practicadas y se suman en la cuota del ejercicio que se pierdan junto con los intereses de demora que se hayan devengado en estos cuatro años. ¿Tiene alguna solución? Pues inicialmente no, y la única vía para suavizar un poco el golpe, es seguir con el proyecto de montar la empresa en un futuro.

Si proximamente decide montar su empresa, le queda una "pequeña trampa". Cierra la cuenta empresa antigua, y vuelve a abrir una nueva cuenta empresa con 9.000 € (tope máximo de deducción anual), con lo que elimina las deducciones antiguas pero vuelve a practicar las nuevas. Numéricamente, tiene que sumar 1.500 € en su cuota a pagar, más 120 € de intereses de demora pero se vuelve a deducir 1.350 € con lo cual se sigue financiando con Hacienda y no tiene que devolver 1.620 € de golpe. Tengamos en cuenta, que para todo el exceso que haya sobre 9.000 € en la cuenta-empresa, no tenemos más remedio que pasar por caja y devolver el 15% deducido indebidamente.

Reflexionando sobre esta pérdida de deducción, y aún sin estar en la temática, lo habitual con la situación económica actual es perder las deducciones por la cuenta vivienda, dado que están mucho más extendidas que las cuentas-empresa y el acceso a financiación para adquirir una vivienda y que te concedan una hipoteca es más dificil que acertar la primitiva.

Obviamente, si se ha dejado de pagar una cantidad en la renta por unas deducciones que luego no se ejecutan, se tiene que devolver el dinero pagado de menos, pero sería muy razonable que no se penalizara con los intereses de demora a los ahorradores tanto de cuentas-empresa como cuentas-vivienda que agoten el plazo máximo de los cuatro años y no puedan montar la empresa o adquirir la vivienda habitual por las condiciones actuales. 

Más Información | AEAT - Informa

Imagen | Cotizalia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio