Compartir
Publicidad
Publicidad

Bienestar, cuestión de detalles

Bienestar, cuestión de detalles
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Acostumbrado a tratar temas considerados más profundos, técnicos o “importantes” y acostumbrado muchas veces a aportar opiniones que a riesgo de parecer polémicas inviten al debate, hoy en estas líneas voy a tratar un tema que puede parecer más superfluo, menos importante o vital para la empresa, pero que en realidad no es así, hablo del ambiente que generamos en nuestras relaciones profesional, en nuestras dependencias, en cómo y con qué sello nos mostramos al entorno.

Y no estoy hablando del típico y tan manido ambiente laboral en su vertiente de cómo se configura en el seno de una empresa la relación humana entre sus integrantes, sino que hablo de la importancia en la empresa del ambiente laboral “sensorial”, el de los olores, textos, vivencias y ello que pudiera parecer baladí a la postre pude resultar decisivo incluso para contribuir a optimizar las relaciones humanas como vertiente del ambiente laboral.

No se trata de ser como Google o empresas de base tecnología que para potenciar el buen ambiente laboral y sobre todo la creatividad de sus empleados utilizan numerosas y múltiples tácticas, como pueden ser la inclusión de zonas de relax, zonas de juegos o ir en patinete, ello que sin duda está pensado para potenciar esta creatividad que decía y para entender un nuevo concepto de organización empresarial, más moderno e informal, puede no estar al alcance de cualquier empresa o incluso no ser apropiado para todas ellas.

Pues si bien el concepto que utilizan entre otras las empresas que pueblan Silicon Valley es un concepto a seguir e implantar en nuestras organizaciones con las salvedades, particularidades y condicionantes de cada una de nuestras empresas, lo que sí que nos servirá de buen seguro a nivel general será lo siguiente:

Para empezar una empresa es un “ser vivo” donde conviven un conjunto de personas y por ello la comodidad y satisfacción de estas personas redundara en un beneficio y calidad de conjunto, para cuidar y mimar este bienestar deberemos poner atención en las zonas de descanso, el equipamiento que utilizamos, pero también la música de fondo que tenemos para trabajar, la luz, los olores que utilizamos, etcétera.

Pero es que además una empresa por lo general es un órgano vivo que interactúa con su entorno, por ello será importante que ofrezca este mismo grado de calidad a las personas que la visiten, que entren en contacto con ella y que les muestre un concepto, una imagen, un sello muy particular de la misma, por medio del diseño de sus instalaciones, por la corrección, formas y estilo de las personas de la organización con quienes entra en contacto durante su estancia, etcétera.

En Pymes y autónomos | Ruidos en la oficina Imagen | laradanielle

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio