Compartir
Publicidad

¿Qué comisiones me cobra el Banco?

¿Qué comisiones me cobra el Banco?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es muy habitual que, como particulares, desconozcamos que comisiones nos cobraría nuestra entidad financiera por las operaciones o servicios más habituales. Incluso resulta frecuente que lo desconozcamos en aquellos que ya nos está prestando. Pero resulta un tanto chocante que, como profesionales, como pequeños empresarios, se ignore este hecho. Luego todo se suele reducir a pasar del asunto, a aquejarse del Banco o amenazarle con las siete plagas si no nos devuelve o reduce las comisiones.

Hay quien piensa que ello se debe a la confianza que tenemos con nuestra sucursal después de muchos años, que no queremos romper por un quítame allá esas pajas. No lo comparto, pero menos aún cuando se esta negociando entrara a trabajar con una nueva entidad bancaria y no se plantea una negociación amplia, o al menos una toma de contrato más allá de las condiciones concretas de la operación o lineas que tenemos entre manos. ¿Qué comisiones me cobra el Banco? Parece que ni lo sabemos ni nos importa. Si estoy equivocado, dos consejos rápidos.

Todas las entidades financieras deben tener a disposición del cliente un Libro de Tarifas y Comisiones. En el mismo están recogidas aquellas comisiones de carácter financiero (vinculadas a un préstamo, a un avala, etc...) y las comisiones por servicios (transferencia, ingreso de cheques, mantenimiento de cuentas, etc. Insisto en que dicho manual, del cual tiene comunicación el Banco de España, debe estar en cada sucursal. Pero no nos va a hacer falta solicitarlo allí. Seremos más discretos y educados.

La obligación legal en relación dicho folleto se extiende a Internet. Las entidades españolas tienen la obligación de publicarlo en su web. Hay quien lo tiene más escondido, y quien lo tiene menos, y siempre se puede recurrir a la pestaña del mapa de la web. Buscadlo. Suele ser un archivo PDF. Os lo bajáis y lo consultáis, bien para conocer las de vuestro banco actual, bien para saber como funciona el del comercial que esta intentando captaros. Si no, os vais al Banco de España y en paz. Eso si, conviene hacer alguna precisión.

Y es que esas comisiones son las máximas. No te pueden cobrar más. No te pueden cobrar por otros conceptos. Pero lo que puede ocurrir es que una entidad tenga aprobadas comisiones que luego no aplica a ningún cliente, bien cobrando menos realmente, bien no cobrando nada. Sencillamente las registran en dicho manual para, llegado, el caso poder aplicarlas de inmediato. Insisto en que esto es disitinto a la personalización de las comisiones, ya que aquí estamos hablando de una política general.

Bien, ya sabemos cuales son las comisiones máximas que nos pueden cobrar. Evidentemente esto es dinámico. Esa tarifa varia con el tiempo, y solo nos respetaran aquello que este firmado, por ejemplo las comisiones de un crédito. Es sumamente raro que una entidad se comprometa por escrito a no cobrarte nunca un a transferencia, por poner un ejemplo., o a cobrarte una determinada cantidad siempre. Bien, pero eso no quita para que intentemos planificar y anticiparnos.

Después de leer las comisiones, pensad por un momento en vuestra operativa bancaria habitual. Consultad los extractos, y preparad un cuadro por Banco. En el mismo, recogeréis la operativa que realizáis a lo largo del año. Si nunca jamas hacéis transferencias de extranjero no tiene sentido que las pongáis. Pero si hacéis una al año, si. Una vez esté preparado, os sentáis con el Banco y que os diga que comisiones os va a cobrar en dicho servicio u operativa. Vuestro propósito es integrar dicha negociación en la general que tengáis con el mismo con respecto a la financiación y la remuneración de los saldos. Se trata, evidentemente, de alcanzar un compromiso verbal con la entidad de cuales van a ser las comisiones que se nos van a cobrar a lo largo del próximo periodo. Dicha practica seguramente nos permita reducir las comisiones, hacer un seguimiento de los acuerdos alcanzados (que deben ser cumplidos por ambas partes) y, ante una determinada operativa, tener claros los costes de manera que podamos repercutirlos en un presupuesto.

Ahora que termino de escribir el post me atrevo a incluir un último efecto beneficios de esta forma de gestionar y negociar. Si lo hacemos bien, transmitiremos imagen de seriedad y de buena gestión al interlocutor del banco. Y eso, hoy por hoy, no se paga con dinero.

Más información|Banco de España, Ahorro diario En Pymes y Autónomos|Los incrementos en las comisiones bancarias Imagen|dbking

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio