Compartir
Publicidad

Las excesivas cotizaciones sociales destruyen empleo: el ejemplo de los vales de comida

Las excesivas cotizaciones sociales destruyen empleo: el ejemplo de los vales de comida
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Seguridad Social y los emprendedores caminan en direcciones opuestas. Hace pocas semanas, el Secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, afirmaba que las empresas pagaban pocas cotizaciones sociales, en un alegato claro al Gobierno de Pedro Sánchez para aumentarlas.

Las empresas y los autónomos, por su parte, no pueden aguantar un modelo que constantemente les impone nuevos costes laborales, muchas veces de manera impredecible y alejado de los problemas a los que continuamente tienen que hacer frente. Las empresas creen que aumentar las cotizaciones destruye empleo, y tienen motivos de sobra para pensarlo.

Según las conclusiones del Estudio de Impacto de los Vales y Tarjetas de Comida presentado el pasado lunes por Hostelería de España, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), y la Asociación Española de Empresa de Vales de Comida y Otros Servicios (AEEVCOS), cada año se cierran 2.000 establecimientos como consecuencia del fin de la exención de cotización a los vales de comida, una medida puesta en marcha allá por 2013.

Una de sus principales conclusiones es que la vuelta a la exención fiscal de la cotización a la Seguridad Social podría hacer que más de 280.000 nuevos trabajadores se beneficiasen de los vales y tarjetas de comidas que se sumarían a los 460.000 trabajadores que ya disfrutan de los vales, lo que supondría un incremento del 60%, extendiendo este beneficio social a más de 740.000 trabajadores.

Además, según sus cálculos, la exención generaría 14.424 nuevos empleos y permitiría al Estado recaudar 441 millones de euros adicionales en cinco años por todos estos nuevos puestos de trabajo creados, lo que significaría casi duplicar el número de empleados que ya se han creado por el gasto en comidas con vales de comida.

Por último, la nueva fiscalidad mejoraría la amornización fiscal y en materia de la Seguridad Social con la mayor parte de los países europeos, que ya ofrecen ventajas fiscales tanto para el empleado como para el empleador. España es en la actualidad el único país europeo donde los vales de comida no disfrutan de exención.

Es solo un ejemplo, pero ilustra perfectamente los efectos negativos que tendría un aumento de cotizaciones sociales, en términos de destrucción de empleo y dificultades añadidas para las empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio