Convertir créditos ICO en ayudas directas, la solución de PIMEC para salvar a las empresas

Convertir créditos ICO en ayudas directas, la solución de PIMEC para salvar a las empresas
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Muchas empresas tienen complicado o muy complicado aguantar mucho tiempo más con los recursos disponibles. El principal problema es que lo que empezó siendo una crisis de liquidez, se ha convertido ahora en una crisis de solvencia. Y muchas empresas no son en estos momentos viables con la deuda generada. Por eso se buscan otras fórmulas, como convertir créditos ICO en ayudas directas, la solución de PIMEC para salvar a las empresas.

El razonamiento de PIMEC es sencillo, dado que muchas de estas empresas no podrán devolver los créditos si se quiere salvar el empleo y evitar a su vez rescatar a la banca que se encontrará con un elevado número de insolventes, lo más lógico es actuar en primera instancia con una quita de deuda, haciendo que sean ayudas directas en lugar de préstamos avalados por el ICO las cantidades recibidas.

¿Cuál es el principal problema? Que puede que la medida llegue tarde para muchas empresas, porque estas ayudas, este dinero de los créditos ya lo han gastados y no ha sido suficiente. Por supuesto sería una alivio de cara al futuro y haría que muchas empresas que ahora mismo no son viables por haber contraído elevadas deudas, que tienen por delante unos cuantos años para amortizar estas cantidades, pudieran respirar con alivio.

PIMEC calcula que se podría hacer una quita del 40% de los créditos, o lo que es lo mismo, convertir préstamos en ayudas directas a fondo perdido. Por otro lado propone alargar el tiempo de amortización de los créditos, haciendo de esta manera que sea más llevadero para las empresas y negocios asumir estas deudas.

Esto daría una oportunidad a muchas empresas, pero es fundamental recuperar una normalidad que permita facturar de forma regular, aunque no se recuperen los niveles de 2019. De otra forma será muy complicado que aguanten sin entrar en liquidación, destruyendo empleo y sin devolver los créditos.

Muchas empresas y negocios sienten que están tratados injustamente. No se trata de algo que ellos hayan provocado. Simplemente no pueden trabajar y abrir sus negocios por orden administrativa y creen que no deberían ser ellos los que carguen con las deudas por este motivo. Además si al final acaban por cerrar no se cumplirá con el objetivo de preservar empleos y tejido productivo y todos los esfuerzos habrán sido en vano.

Temas
Inicio