Compartir
Publicidad
Publicidad

Comisión por disponibilidad en las cuentas de crédito

Comisión por disponibilidad en las cuentas de crédito
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como ya sabéis, miro las pólizas de crédito en cuenta corriente con bastante precaución. Es posible que sean necesarias, no niego su utilidad para financiaciones puntuales con el fin de descontar facturas o similares, o bien como herramienta de recurso para salvar descubiertos breves temporales. Lo que me preocupa es su uso como eje central de la financiación a corto de la empresa.

Ahora bien, una cosa es lo que uno cree y otra la realidad. Y la realidad es que los créditos en cuenta corriente se siguen contratando, singuen teniendo su sitio en nuestras estructuras financieras, y por tanto toca hablar de ellos. Y siendo así, hoy me gustaría hablar de una comisión específica de los créditos en cuenta corriente: la comisión por disponibilidad.

Siendo una comisión clásica de estos productos, sorprende que mucha gente la desconozca, incluso cuando la esta pagando dentro de la liquidación correspondiente. Aquí aviso que el nombre puede variar de una entidad a otra, habrá quien la denomine comisión por disponibilidad y habrá quien la llame comisión por no disposición. En todo caso, el fundamento es siempre el mismo: cobrar al titular de la cuenta por no haber hecho uso de los fondos puestos a su disposición, es decir, por no financiarse, por no endeudarse. una vez tengamos claro este, conviene hacer las siguientes puntualizaciones:

  • Se trata de una comisión financiera, no por servicio. Una comisión como la de la apertura de la cuenta de crédito, no como la comisión por el ingreso de un cheque o la emisión de una transferencia. Y su fundamento último es cobrar al cliente por el coste de oportunidad que supone para el banco el tener es dinero disponible para él.

  • Cada entidad financiera establece su comisión. Lo habitual es que se mueva entre un 0,5% y un 0,75% del saldo medio no dispuesto de la póliza de crédito. ¿Poco?, ojo, que dicha comisión se suele aplicar en la cada liquidación de la cuenta, siendo estas usualmente trimestrales, lo que quiere decir es que en términos anuales,estaríamos hablando de que la comisión se mueve entre un 2% y un 3%.

  • Teniendo claro que cuando nos hablan de un 0,75% se trata de un 3% en términos anuales, a algunos es posible que les parezca barato (especialmente a aquellos que sueñan con lineas de crédito). Lo cierto es que según se han ido hundiendo los tipos, el coste relativo de estas pólizas de crédito se ha disparado. La ventaja que supone para nosotros tener dicha facilidad financiera se ha encarecido en términos relativos. El tener la póliza parcial o totalmente sin disponer mientras colocábamos nuestro dinero en plazos o renta fija a corto ha dejado de ser un juego rentable financieramente en términos estrictos.

  • Sin embargo, quien tiene un crédito tiene un tesoro, por lo que en muchos casos, preferiremos pagar gustosos ese 2% o 3% anual sin haber movido un euro del banco, pero sabiendo que si lo necesitamos está ahí. Como decía un viejo conocido, nuestra salud financiera de pende de lo buena que crea que es quien nos autoriza un crédito.

En Pymes y autónomos | Las pólizas de crédito en cuenta corriente Imagen | Daquella manera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio