Publicidad

La gota fría y el teletrabajo, dos conceptos muy relacionados

La gota fría y el teletrabajo, dos conceptos muy relacionados
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La gota fría, DANA o estas lluvias torrenciales que estamos padeciendo en parte del país, lleva a las autoridades a lanzar mensajes llenos de lógica como no llevar a los niños al colegio. De alerta naranja se pasa a la roja. Eso quiere decir que si no es necesario, mejor no coger el coche.

Todas esas decisiones son aplaudidas porque son de sentido común. Lo que llama la atención son los mensajes en redes sociales, de hombres y mujeres preguntando que si tan peligroso es salir a la calle, o mover el coche ¿por qué han de ir a trabajar? Un chico habla de su padre, un contable que ha de acudir a su empleo mientras la lluvia arrastra a los vehículos cuando podría cumplir con sus tareas desde casa gracias al teletrabajo.

El teletrabajo y sus enemigos de siempre: la falta de costumbre

Que el planteamiento sensato de esta persona haya sido atacado por otros, nos hace pensar que este país no está preparado para dejar de lado lo que a la vez, se critica: el presentismo. Si ya está demostrado que calentar la silla no hace que la productividad aumente, ¿qué tiene de negativo que una profesión que se puede ejercer desde casa parezca un expediente X?

Todo son beneficios: menos tráfico, menos contaminación, la misma comunicación e incluso mayor productividad, puesto que al trabajar desde casa, valoras el tiempo que puedes pasar con la familia o realizando otras cuestiones.

Presentismo es sinónimo de mirar a la pared, en la empresa y pérdida de productividad

Volviendo al contexto actual de mal tiempo, coches a los que el agua los tapa, carreteras cortadas, ¿no tiene sentido que algunos trabajos se desarrollen desde el hogar? ¿Es preferible perder tres o cuatro días de trabajo porque la gente no puede acudir a su hora?

El presentismo es algo tan absurdo como si con el teletrabajo, al terminar con nuestras tareas, nos quedáramos por gusto, mirando a la pared de nuestro despacho. ¿Con qué fin? Con ninguno. El mismo que tiene el quedarse en la empresa hasta las siete, las ocho o la hora que corresponda aunque hayas terminado todas tus tareas.

¿Hay espacio para la esperanza y que el teletrabajo se quede tras pasar la gota fría?

En la Comunidad Valenciana, algunas entidades financieras y consultoras han realizado su trabajo a través de la red y gracias a las videoconferencias. Sobre todo, en lugares que están a más de 30 km de distancia para el trabajador.

Aplazar reuniones que requerían el desplazamiento en coche ha sido la tónica. Pero obviamente, en otros trabajos esta circunstancia resulta imposible, por lo que a pesar de que apenas haya clientes, las personas deben salir a la calle y coger su coche para acudir a un lugar donde probablemente hoy no haya que atender a nadie.

Imagen|Pixabay

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir