Publicidad

Las empresas españolas no están preparadas para un Brexit sin acuerdo, y está más cerca de lo que parece

Las empresas españolas no están preparadas para un Brexit sin acuerdo, y está más cerca de lo que parece
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El Brexit cada día está más cerca, ya que el 31 de octubre es la fecha elegida. A menos de 15 días para que se materialice la salida del Reino Unido de la Unión Europea, y a falta de definir la fórmula con la que se ejecutará, el fin de las relaciones entre ambas regiones comerciales es un hecho al que ya nadie debería pillar por sorpresa.

Sin embargo, dentro del seno de las pymes hay motivos más que justificados para la preocupación. Según un reciente estudio de Iberinform, el 26% de los exportadores a Gran Bretaña son micropymes y un 47% pymes. Recordemos que Gran Bretaña es, junto con Alemania y Francia, el principal socio comercial de las empresas españolas.

En este contexto, no cabe duda de que el impacto del Brexit sobre la economía española será muy elevado, especialmente en algunos de los sectores más pujantes de nuestro país, como el turismo. Recordemos que de los casi 90.000 millones de euros que se gastaron los turistas internacionales en 2019 en España, casi el 20% fue llevado a cabo por británicos.

La devaluación de la libra esterlina hará que sea más caro viajar a nuestro país. Desde la aprobación del referéndum para el Brexit el 23 de junio de 2016, la visita de turistas británicos a España se ha reducido en 161.000 personas, y cada año es peor: solo en junio de este año, el registro de visitantes ha sido un 2,2% menor.

Llevamos más de tres años preparándonos para este momento, pero aún no somos conscientes del impacto del Brexit sobre la economía de nuestro país en general y sobre las pymes en particular. Steve Barclay, ministro británico para el Brexit, lanzó en septiembre un mensaje inusual cuestionando la preparación de las empresas españolas ante un Brexit sin acuerdo.

Aunque seguiremos haciendo negocio con los ciudadanos y empresas inglesas, lo cierto es que algo tan simple como la restricción de libertad de movimientos de personas y mercancías será un lastre para nuestras empresas. Y seguimos sin estar preparados para ese momento.

Si a ello le unimos los claros síntomas de desaceleración en los que se encuentra inmerso la economía española, las consecuencias para el comercio internacional pueden ser devastadoras, a falta de conocer la configuración definitiva.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir