Compartir
Publicidad
Publicidad

De "Wall Street" a "La red social"

De "Wall Street" a "La red social"
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estas dos ultimas semanas se han estrenado dos de las películas que mas me han gustado en los últimos tiempos: “Wall Street: el dinero nunca duerme”, con el grandísimo y admirado personaje Gordon Gekko, y “La red social”, una película que cuenta la historia de la creación y el desarrollo de una de las empresas actuales líder en el mundo, la red social Facebook, y concretamente analiza a su fundador Mark Zuckerberg.

Primero de todo decir que si bien mi infancia y primeros años de juventud venían muy marcados por entre otros personajes, el de Jerry McGuire como ya hemos visto en otros artículos míos es esta misma tribuna, y también por personajes como el de Gordon Gekko (si bien para mi este descubrimiento fue algo tardío), mi edad adulta actual viene marcada por un personaje, mejor dicho por una persona, por el fundador de esta red social que he mencionado. Y es que yo sin ninguna duda la respuesta ante la pregunta ¿héroe o villano?, la tengo muy clara: héroe, pues todo vale para lograr el éxito, y para mi saber desarrollar una idea, es tan o más importante que tenerla, además en muchas ocasiones el concepto de “tener una idea” es muy relativo.

Primero decir que lógicamente lo reflejado en la película es una recreación libre y dramatizada por el director de la misma, amen de una visión parcial por parte de este de la historia real. Pero decir que aunque la historia real fuese idéntica a la recreada en la película, yo estoy con el fundador de Facebook, pues considero que el genio, el merito, y la capacidad de llevar adelante un proyecto corresponde a quien lo desarrolla, no a quien se queda por el camino. Las ideas en muchas ocasiones son abstractas, son indefinidas, inputs y cosas que nos inspiran y motivan existen muchas, otra cosa es la capacidad de plasmarlas, desarrollarlas y tener éxito con ellas, y eso es lo que supo hacer fantásticamente el creador de Facebook. Si los otros hubiesen querido y hubiesen sabido, que la hubiesen plasmado, fijado, protegido.

¿Que le cuesta relacionarse socialmente?, ¿que para conseguir que subiese y se desarrollase el negocio dejo atrás muchos amigos y según dicen muchos principios?, señoras y señores para tener éxito en los negocios no hace falta ser el más divertido y ser social del mundo. Hace falta ser tenaz y capacitado para desarrollar el negocio, y si este requiere de un toque social y a nosotros nos falta ya nos rodearemos de quien nos lo de. Y segundo los amigos ni se dejan atrás ni se traiciona nada, los negocios son un barco en el que navegamos, a veces unos y a veces otros, pero solo unos sabemos o saben llegar a puerto. ¿Principios?, los de cada uno, y ante la duda, los míos.

Siguiendo con lo de los amigos, decir lo que ya he dicho en otras ocasiones, aquello de que “si quieres amigos cómprate un perro” o cosas por el estilo. O incluso la mas moderna de “no se hacen quinientos millones de amigos, sin hacer algunos enemigos”, y yo la verdad prefiero tener todos esos enemigos y pocos o ningún amigo si con ello consiguiese lo que ha conseguido este chico.

¿Que tuvo que pagar mucho para “salvar la cara”?, a nivel personal cuestión de prioridades, y en todo caso si hablamos de indemnizaciones y como bien se dice en la misma película, “una multa de transito”. Yo añado “una simple, triste y banal multa de transito más, o mejor dicho un buen negocio más para admirar de este chico, ¿unos pocos cientos de millones y consigue acallar a todos y cerrar el caso?, un genio, y más pensando que la empresa no mucho después de firmar el acuerdo tiene un valor infinidad de veces mayor en ese, lo dicho, un genio. ¿Criticado?, millonario. ¿Vilipendiado?, uno de los reyes del mundo.

En Pymes y autónomos | Jerry McGuire, obra completa y total para el profesional y la empresa
Imagen | jdlasica

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio