Compartir
Publicidad
Publicidad

Como no calcular los costes de la empresa

Como no calcular los costes de la empresa
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Acabo de leer el dossier de este mes de la revista Emprendedores,  Las cuentas del Emprendedor, y todavia estoy intentando asimilar las barbaridades que vienen plasmadas.

Creo que es el documento más desordenado y peor estructurado que he leido en los últimos tiempos, además de algunos "detalles" que claman al cielo. En la página 79, donde realiza el detalle de los gastos de explotación,  procede a realizar el cálculo del coste anual de los alquileres, el firmante del artículo, Rafael Galán, considera como gasto de la explotación los tres meses que paga de fianza por el alquiler. Como es obvio, una fianza no se puede considerar como gasto bajo ningún concepto, dado que su recuperación es cierta si cumplimos con las obligaciones impuestas.

En este mismo documento, también realiza un tratamiento para el mobiliario bastante llamativo. Todavia, y por más que lo leo, no me ha quedado claro si es inmovilizado o gasto, porque tampoco lo aclara. A ver, el mobiliario, evidentemente no tiene la consideración de gasto, porque es duradero en el tiempo. Lo que sí debería considerar como parte de los gastos fijos de la empresa, es la depreciación anual del mobiliario, y reflejar dicha pérdida vía amortizaciones.

Respecto al apartado de la recuperación del IVA soportado, como bien comenta el artículo, tienes que tener todas las facturas de adquisición, y realizar los trámites de alta en Hacienda, pero existen un grupo bastante amplio de empresas que no tiene la posibilidad de recuperar dicho IVA, como por ejemplo, una academia de enseñanza, ya que dicha actividad está exenta de dicho impuesto, y por tanto, todo el IVA que soporte una empresa exenta, lo tiene que considerar como mayor coste de adquisición del producto o servicio.

Deduzco, que la intención de los redactores, era realizar un estudio de la tesorería previa para poner en marcha una empresa, así como un estudio de los costes fijos y variables de la misma, pero no me cabe la menor duda, que el emprendedor que lea dicho documento terminará mucho más liado y con menos información que antes de leerlo.

Como bien finaliza dicho artículo, no olvideis que un ingreso no es un cobro, y un pago no es un gasto... y les digo yo: ¡Aplicaos el cuento y arreglad semejante desaguisado!, y nuestros lectores que también lean Emprendedores, que asimilen bien la lectura del artículo.

Foto: Portada Revista Emprendedores Enero 2.008

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio