Compartir
Publicidad

Ni se te ocurra montar una empresa

Ni se te ocurra montar una empresa
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ahora que todo el mundo habla de emprender como de la panacea, del autoempleo como la solución al paro , de por qué no atreverse poner en marcha esa idea genial que lleva años en tu cabeza, me voy a permitir una recomendación... Ni se te ocurra montar una empresa.

Bueno, no voy a ser tan tajante. Hay una serie de circunstancias a tener en cuenta a la hora de empezar un negocio y, si no quieres pegarte un batacazo, es mejor que las consideres. Por eso si estás en alguno de los casos siguientes es mejor que no se te ocurra montar una empresa.

Ni se te ocurra montar una empresa si estás pensando en dar el pelotazo y no trabajar nunca más. Si piensas así coge el dinero que ibas a invertir y juégatelo a la lotería, tendrás más posibilidades de éxito. Tener un negocio requiere enormes sacrificio, riesgos e incertidumbres y el pelotazo casi nunca se consigue. Si no estás dispuesto a asumir todo esto es mejor que no sigas adelante

Si piensas que tu idea es maravillosa, que vas a tener un montón de gente interesada en poner dinero en ese negocio y que los clientes acudirán en masa cuando empieces a trabajar, ni se te ocurra montar una empresa. Ni tu idea es tan maravillosa, ni va a ser fácil conseguir dinero y, sobre todo, los clientes no están impacientes en consumir tus productos, el mundo real es bastante menos idílico.

Si crees que siendo muy bueno en tu sector y que ofreciendo productos de calidad tienes la mayor parte del camino andado ni se te ocurra montar una empresa. Hay mucho más detrás de un negocio que lo que se ofrece al cliente: comunicación, venta, gestión, estrategia, ... Si no piensas que todas estas disciplinas son tanto o más importantes que el propio producto mejor ahórrate el disgusto de dar con la cruda realidad.

Si piensas que sabes perfectamente lo que tus clientes quieren y no aceptas consejos, recomendaciones u opiniones diferentes es mejor que no montes una empresa. Primero, lo que el cliente quiere varía constantemente y, en segundo lugar, es imposible que una persona domine todos los aspectos que rodean al negocio por lo que necesitará gente en la que apoyarse y deberá considerar sus ideas aunque no le gusten.

¿Crees que por el mero hecho de haber creado algo que puede funcionar eso te dará derecho a modificar las normas a tu antojo? Pues entonces no montes una empresa. No vas a poder interpretar las leyes a tu manera sólo en tu beneficio, ni en el trato con los empleados, ni en materia de impuestos, ni en las obligaciones legales que has de cumplir, ... Las reglas del juego son esas y si te planteas que hay otro camino sólo para ti es mejor que ni lo intentes.

Si piensas que una vez que el negocio funciona ya has conseguido la gallina de los huevos de oro, es mejor que no montes una empresa. El mundo empresarial está en constante cambio y lo que hoy funciona mañana te puede llevar al fracaso. Si no asumes que debes ir adaptándote a esos cambios y que eso cuesta trabajo, tiempo y dinero te darás un gran batacazo.

En Pymes y Autónomos | Pues parece que emprender no mola ¿verdad? Imagen | Camdiluv ♥

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad