Compartir
Publicidad

La competitividad española en claro retroceso

La competitividad española en claro retroceso
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Anualmente el International Institute for Management Development (IMD), con sede en Lausanne, publica el informe Ranking Mundial de Competitividad 2013 (PDF), este estudio en es el referente mundial en cuanto análisis de la competitividad de las principales economías del mundo.

Por un lado, tenemos las informaciones que nos llegan de los estamentos oficiales en las que se prodigan en anunciar los buenos datos que está habiendo en cunato a la comeptitividad española, gracias a la devaluación competitiva experimentada en los últimos años y con especial rigor desde el año pasado. Sin embargo, los estudios independientes indican lo contrario.

Es muy llamativo que España el año pasado ocupase en puesto 39º en el ranking de competitividad y este año se hayan perdido seis puestos hasta llegar al 45º. Si lo comparamos a cómo estábamos hace 25 años el dato simplemente es demoledor, se ha pasado del puesto 26º en 1987 al 45º actual. Es decir, en el transcurso de una generación el resultado ha sido una pérdida constante de competitividad.

Y qué nos distingue de los países más competitivos como Estados Unidos (1º), Suiza (2º), Hong Kong (3º), Suecia (4º) o Singapur (5º), por citar algunos ejemplos, básicamente,la diversificación de sus economías,en España sólo hay dos sectores turismo y distribución, la industria es nula y la poca que hay es de multinacionales extranjeras que ensamblan aquí y, por hacerlo, debemos de pagar royalties por la transferencia tecnológica que realizan. La industria en estos países está orientada a la exportación, existe un sector fuerte en pymes y una clara disciplina fiscal.

De la revisión del informe me ha llamado poderosamente la atención que Italia esté sólo un puesto por encima de España y las razones aducidas en el informe sean las mismas para los dos países, que su industria no está suficiente diversificada y que el control del gasto público ha exigido afrontar programas de austeridad.

Si esto lo dicen de Italia, cuya industria es una de las más importantes de Europa, con una gran preocupación por la tenología y la innovación, que las empresas españolas no tienen, y con una capacidad para exportar brutal, en gran parte por su gran capacidad para posicionar la marca Italia ligada al diseño innovador, en España, entonces, nos queda bastante camino por recorrer y que no tiene visos inmediatos de resolverse hasta que no se atiendan ciertos problemas enquistados con la ineficiencia y falta de competividad del sector energético español o de nuestro sistema financiero y que sus efectos tanto afecta a las pymes.

Imagen | The Pug father Pymes y Autónomos | Competitividad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos