El WhatsApp español: Spotbros

Sigue a

SPOTBROS


Comenzaré con una confesión: no he utilizado en mi vida el WhatsApp. Tampoco creo que este hecho no me permita hablar de unos emprendedores vascos a los que escuché en una entrevista en Radio Nacional. Si llamó mi atención fue por un hecho: el de que admitieran que había sido complicado llegar a crear su producto Spotbros. Una tiene la sensación de que los chavales de quince años se meten a su habitación, miran al techo y ¡zas! han creado una aplicación que después se la comprará una gran compañía.En el caso del WhatsApp español no es así.

El emprendedor (uno de ellos) llamado Fernando comentaba a la periodista que tanto él como el resto de los compañeros, compaginaban el trabajo con la creación de su proyecto; salían a las siete o a las ocho de trabajar y como si de niños ilusionados con su juguete nuevo se tratara, trabajaban sin descanso hasta altas horas de la madrugada.

Tras conocer que su máximo competidor tenía algunos vacíos en la seguridad y privacidad, pensaron que alguien debía cambiar ese fallo. Pero ¿tenían que ser ellos? Ahí radica mi duda. Porque aunque a lo largo de la Humanidad los inventores han ido mejorando las ideas de otros-también robando patentes, todo sea dicho- este caso no me termina de cuadrar. Un producto tiene un error y otra nueva marca-producto se encarga de solucionarlo para crear lo mismo.

Todas nuestras conversaciones están cifradas con el código AES256bits y eliminadas de nuestros servidores cada 30 días,

Me quedé con esa frase de Fernando. Porque en este mundo frenético de las aplicaciones, los que ya están asentados en el mercado parten con ventaja y cuentan con una legión de programadores, creativos y especialistas en marketing que consiguen que pequeñas ideas, se hayan convertido en empresas gigantescas y poderosas. Mientras que los creadores de Spotbros han dejado su trabajo, se han instalado en Madrid confían en su idea de mejora del WhatsApp, y lo que me sorprende: hay espacio para ellos en este salvaje oeste virtual.

¿Mi opinión? Al no ser usuaria de ninguna de estas aplicaciones quizás debiera callar, pero mientras que por un lado siento admiración ¡dejaron un trabajo para perseguir un sueño! por otro, no sé muy bien qué aportan con esta mejorada versión de mensajería. Ya he mencionado que la seguridad es su baza, y han hecho alusiones a lo que le sucedió a Paula Vázquez cuando por error, hace unas semanas, publicó su número de teléfono en Twitter por lo que fue bombardeada a llamadas (hay gente para todo) La seguridad está bien. A todos nos agrada un coche seguro, sentirnos seguros en casa, en la calle…

También resaltan haber mejorado el producto con otras aplicaciones y ya tienen un gran número de usuarios:

Ahora mismo estamos en más de 200.000 usuarios registrados, cifra que hemos alcanzado en apenas 15 días

Destaco las horas invertidas, el riesgo, el tener las ideas claras y ver un futuro optimista donde otros solamente vemos una aplicación más, y bien que lo siento. Seguro que me equivoco y dentro de un año han sido fichados por alguna multinacional, pero por ahora creo que ni teniendo a una personalidad como Enrique Dans respaldando esta aventura, huele a triunfo.

A día de hoy he leído cuarenta y tres comentarios en el artículo: “Spotbros: sobre David, Goliat y las estrategias (moderadamente) provocativas” de mi respetado Dans y compruebo que no soy la única que piensa en estos términos sobre la nueva aplicación. En todo caso “Alea iacta est” (La suerte está echada)

En Pymes y Autónomos|Los verdaderos problemas para los emprendedores,¿Tiene que haber una asignatura para Emprendedores en la educación pública?

Imagen|Spotbros

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios