Sigue a Pymesyautonomos

Invertir


Una reciente campaña publicitaria del ayuntamiento de A Coruña me ha hecho ver que el concepto de inversión no es tan claro y evidente como yo creía. Invertir es gastar, pero gastar no es invertir; del mismo modo que malgastar es gastar, pero tampoco es invertir.

Quizá la R.A.E.y su definición del término sea la culpable de esta confusión ya que en ningún momento hace referencia a que invertir sea lo que yo creía. Tal vez esté yo equivocado, expondré lo que significa invertir a ver si estáis de acuerdo conmigo.

  • Cualquier gasto puede ser considerado inversión si tiene como fín obtener algún retorno.

Comprar una impresora más eficiente para la oficina es una inversión ya que nos sirve para ahorrar tiempo, costes, o ambas cosas.
Comprar un paquete de folios no es una inversión, es un gasto necesario. Comprar un papel de mejor calidad, que no atasque la impresora y que además sea más barato es una inversión.
Viéndolo así todos los gastos de una empresa pueden ser inversiones a corto, medio o largo plazo, si suponen algún tipo de mejora en la eficiencia.
Una vez comprado ese primer paquete de folios de mejor rendimiento, el resto que vayamos comprando serán gastos eficientes, pero no inversiones.

  • Invertir es gastar con inteligencia, lo más caro puede no ser lo que necesitamos.

Comprar el último modelo de ordenador, el más caro y potente del mercado y usarlo para tareas de ofimática básica: (enviar correo electrónico, escribir documentos de texto, alguna hoja de cálculo o manejar el programa de gestión encargado a medida hace cinco años), no es una inversión, es tirar el dinero. Un ordenador de la mitad de precio nos hará el mismo servicio para esas tareas, y notaremos la misma mejora que con el ordenador más potente del mercado y lo más importante, dentro de cinco años, cuando vayamos a renovar los equipos, el más potente estará muy poco menos desfasado que el que costaba la mitad.

  • La formación útil es inversión.

Gastar un dinero en aprender a manejar una determinada herramienta (desde un nuevo software a esa nueva máquina del taller) de forma eficiente es siempre una buena inversión.
Gastar dinero en enseñar inglés a los empleados que están enlatando sardinas no parece buena inversión, por mucho que se los envíe a los cursos para aprovechar una subvención por la cual nos salen a mitad de precio, y por más que queramos internacionalizar la empresa.

  • La investigación, el desarrollo y la innovación (el tan desconocido I+D+i) es una inversión.

Todo lo que sea investigar para mejorar (desarrollo) e innovar es una inversión, aunque a veces los resultados no son evidentes ni visibles en el corto o el medio plazo. A veces, a pesar de la investigación, no se consigue ningún desarrollo ni innovación, pero la inversión está en que ya sabemos un camino que no funciona. A veces equivocarse es una inversión.

  • Reducir gastos vía reducción de salarios o empeoramiento de las condiciones de trabajo es invertir, pero en la otra acepción del término, la de dar la vuelta.

Una reducción de gastos, si estos son superfluos, puede tener el efecto de una inversión; que los trabajadores no estén contentos puede suponer un ahorro, pero es una mala “inversión”.

Espero que la entrada haya servido para aclarar términos, igual estoy equivocado, y tal como dice la R.A.E. y como piensan algunos políticos, cualquier gasto es inversión.

En pymes y autónomos | Análisis de la inversión en inmobilizado
Imagen | Fran Carreira

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario