Compartir
Publicidad

Aprobada la creación de un Impuesto de Sociedades europeo

Aprobada la creación de un Impuesto de Sociedades europeo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como ya comentamos hace unas semanas, se iba a proponer en Bruselas la aprobación de una directiva para la creación de un Impuesto de Sociedades a nivel de la UE para armonizar cada uno de los impuestos estatales que existen en la Unión. Ayer se aprobó dicha directiva que establece una base común y consolidada para el impuesto de sociedades alternativa a las nacionales.

Este nuevo impuesto será de aplicación voluntaria y no sustituye a los IS vigentes en cada país, es simplemente una alternativa para aquellas empresas que tengan actividad en distintos paises de la UE y que, de esta forma, no tendrán por qué tributar en cada uno de los paises sino que presentarán un solo impuesto que luego se repartirá entre las distintas Haciendas.

Además de la simplificación en el trámite, las empresas se beneficiarán también de la posibilidad de compensar las ganancias obtenidos en un país con las pérdidas en otro al generarse una base común por toda la actividad de la empresa. Las empresas pagarán el impuesto de sociedades sobre toda su actividad europea en su país de origen y esa hacienda remitirá al resto de países donde opera la compañía su parte correspondiente de la recaudación.

De esta manera lo que se hará es armonizar el cálculo de la base imponible del impuesto pero no se aplicará un tipo impositivo único para toda la UE. En cada país se seguirá aplicando el tipo que esté en vigor en su territorio y esa será la cantidad que recibirá la Hacienda de ese país.

Para efectuar el reparto se calculará la base imponible total, esa base base dividirá entre los países en los que la empresa tenga presencia en base a tres criterios: activos, empleo (número de trabajadores y masa salarial) y facturación y de ahí se obtendrá la base que se aplicará en cada país.

A esta base de gravamen se aplicará el tipo de imposición vigente en cada Estado, de tal manera que una empresa domiciliada, por ejemplo, en Irlanda, pagará el 12,5% sobre la base correspondiente a ese país, pero el 34% sobre su actividad en Francia.

Como hemos comentado, este sistema será de aplicación obligatoria en todos los países de la UE pero las empresas podrán acogerse a él de manera voluntaria o bien continuar tributando por el sistema actual.

Vía | Cinco Días En Pymes y Autónomos | Propuesta para una base imponible común del IS en la Unión Europea Imagen | zugaldia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos