¿Cuántos departamentos debe tener mi empresa?

Síguenos

136914809_2b989fb78c.jpg


Todas las empresas deben tener un objetivo o misión fundamental a la hora desarrollar su estructura interna: conseguir el máximo nivel de productividad, gastando el menor tiempo y materias primas posibles para así conseguir maximizar el beneficio. Es una cuestión empresarial clara, cuanto mejor organizados estemos mejor será la forma en que desarrollemos nuestra capacidad productiva.

Aunque pueda parecer algo nimio, el tener clara nuestra misión final puede ayudarnos a ejecutar de forma mas eficaz nuestra estrategia productiva. Saber a dónde vamos es la pieza clave para desarrollar qué necesitamos para conseguirlo y cómo organizarnos para ello.

La estructura de nuestra empresa por tanto es una base fundamental para conseguir una correcta estrategia empresarial, no podemos descuidar ninguna de las áreas productivas y además tener un equilibro correcto, así como una continua comunicación, entre todas ellas.

Dependiendo de cada empresa el número y fomas de los departamentos, secciones o divisiones será diferente, aunque seguramente os valdrá de guía aprovechar algunos de los siguientes que os propongo y que suelen ser los más comunes:

  • Dirección de la cadena de suministros: fundamental para que podamos conseguir que nuestro negocio funcione; si no tenemos la base de nuestro trabajo no podremos hacer nuestra actividad para venderlo a nuestros clientes.
  • Diseño del proceso productivo: debe ser la sección empresarial que destine sus fuerzas al desarrollo de lo que vayamos a producir o servir, es la cabeza pensante de nuestra empresa y la que será capaz de ayudarnos a coordinar muchas de las áreas de nuestra empresa como suministros, administración o recursos humanos. Con una buena combinación conseguiremos buena calidad y bajo coste.
  • Recursos humanos: una sección indispensable para que contemos en cada momento no sólo con la gente necesaria en cuantía sino también de forma cualitativa. A veces es difícil compaginar ambas tareas. Su trabajo también es conseguir que el trabajador se sienta gratificado, valorado y seguro en su puesto de trabajo.
  • Dirección técnica y tecnológica: todas las empresas hoy en día ya necesitan contar o bien con un apartado técnico o con uno tecnológico que desarrolle desde sus instalaciones hasta los sistemas informáticos o la distribución de robots de una fábrica de montaje.
  • Mantenimiento: muy ligado a la dirección técnica y tecnológica, aunque su actividad no es el nuevo desarrollo, sino que el trabajo que la empresa realiza funcione de forma correcta en todo momento.
  • Ventas: importante siempre para conseguir una buena distribución, un buen desarrollo de cartera de clientes y una consecución de objetivos correcta dependiendo del canal de productos en el que se desarrolle nuestra actividad.
  • Marketing: es el área que hace que nuestra empresa tenga una imagen externa. Su misión es muy impotante ya que es lo que un cliente puede ver de una marca y conseguir que el cliente confíe en ella o no. Sus campañas además pueden ser o muy beneficios para la empresa o totalmente perjudiciales.
  • Administración-Dirección,: no siempre es el área clave de la empresa, pero si un binomio perfecto para que la parte comercial o productiva de nuestra empresa sólo se preocupe de realizar su trabajo sin preocuparse de facturas, pagos, impuestos, acuerdos económicos, etc.

Una gran cantidad de posibles departamentos que en muchas ocasiones cubren pocas persona, pero una correcta segmentación del trabajo es la que hace posible un correcto funcionamiento de la estructura interna de nuestra empresa.

Imagen | clav

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios