Compartir
Publicidad

El "posado robado" como herramienta de gestión empresarial

Guardar
3 Comentarios
Publicidad

No es algo muy novedoso, pero en los últimos días han dado mucho de que hablar. Me refiero a los micrófonos indiscretos en los llamados “mudos” periodísticos (grabaciones de video en las que supuestamente no se recogen conversaciones). Si la de Rajoy fue comentada, la de De Guindos mucho más, lo que ha llevado a más de uno a sospechar si más que un descuido no se trata de un “posado robado”. Si fuese así, cabe preguntarse la posibilidad de usar el “posado robado” como herramienta de gestión empresarial.

Para los que no conozcan el término decirles que se trata de una expresión de el mundo de la prensa rosa. Frente al posado, donde se reconoce la voluntariedad de alguien en salir en una foto, está el posado robado, donde existe tal voluntariedad pero se pretende que no, que se ha violentado su intimidad. ¿Qué ejemplos de “posados robados” pueden usarse en el ámbito de una empresa? Sin ánimo exhaustivo recuerdo los siguientes:

  • Mientras se negocia con un proveedor dejar encima de la mesa, como quien no quiere la cosa, una factura de la competencia. Dicha factura recoge un a transacción que siendo cierta no es habitual, es un gracia especial con un precio muy agresivo. Se trata de que el interlocutor crea haber descubierto el precio al que trabajamos su producto.
  • A la inversa, es posible que casualmente olvidemos una tarifa falsa de nuestros productos, sin querer, con el fin de que un cliente o proveedor perciba que su precio es mucho mejor que el del resto de los clientes. También puede servir para despistar a la competencia puntualmente.
  • Otra posibilidad, en el ámbito de los recursos humanos, es difundir falsos rumores sobre posibles ascensos inmediatos. La reacción habitual es que más de uno se precipita en posicionarse antes de que se efectúen, quedando al descubierto comportamientos que nos pueden resultar interesantes.
  • A la hora de negociar el alquiler de un local, no viene mal jugar al poli bueno poli malo con discreción, pero aparentemente no lo suficiente, y escenificar un discusión entre el partidario del alquilar ese local y el de ubicarse en otro que es sustancialmente más barato.

¿Conoceis más posados robados en las empresas?

En Pymes y Autónomos | Rumores: “Me han contado que…”

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos