Algunos escenarios para solventar la crisis: Ejecuciones Hipotecarias

Síguenos

hipoteca-forges

No deja de llamar la atención el nivel de sobreendeudamiento que ha alcanzado gran parte de la sociedad, tanto a nivel empresarial como particular. Me hago eco del cálculo que estima la Asociación de Usuarios de Bancos y Cajas de Ahorros sobre la situación actual de hipotecas en posición de riesgo de ejecución.

Estiman a día de hoy en 60.000 familias con hipotecas en mora, y calculan que de mantenerse las perspectivas económicas esta cifra alcanzará las 120.000 familias. Estas cifras las pone de manifiesto la “Asociación de afectados de la crisis hipotecaria.¿Que conclusiones se pueden sacar de todo este embrollo?

En primer lugar que existe una Asociación de Afectados por la Crisis Hipotecaria. Vamos, como si firmar una hipoteca en variable, y que los tipos de interés suban, se deba a factores externos a los hipotecados. Vamos a ser serios señores: Firmar un préstamo en variable conlleva un nivel de riesgo, más elevado en algunos casos que en otros, y cuando se toma una decisión financiera hay que evaluar el presente y el futuro.

En segundo lugar, y tal como me comentaba el gerente de una inmobiliaria, en este país, el más tonto tiene un Mercedes, un pisito de 240.000 €, y sus vacaciones en la costa…..... Eso si, a base de créditos porque cuando comprarse  un piso de 240.000 € nos costaba 500 € al mes con el tipo de interés al 2,5%, todo hijo de vecino con una nominita de 1.200 € se iba para el notario, firmaba su préstamo, y después a celebrarlo con unas cañas con el director del banco.

Ahora que esa hipoteca cuesta al mes cerca de 1.400 € (con los tipos al 6%), vienen los lamentos, las asociaciones de afectados y solicitar el auxilio de papá estado. Pues señores, por aquí se dice “a ajo y agua….” y quién no pueda pagar la hipoteca, el coche o irse de vacaciones, que coja el mismo director del banco que celebró la concesión de tan magnífico préstamo, y celebren la ejecución hipotecaria en el juzgado de turno.

Eso sí, cuando a este director se le comiencen a acumular los ladrillos en lugar de las cuotas, el banco no tendrá más remedio que subastar por cuatro duros, y ahí quizá sea cuando la economía vuelva a relanzarse, porque recordemos siempre que los bancos prestan dinero y quieren dinero, nunca ladrillos.

Vía | El Mundo 

Imagen | Forges

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios