Compartir
Publicidad

We are knitters en La incubadora

0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Antes de fin de año salió a la luz un programa producido por Risto Mejide para Cuatro, La incubadora. Concretamente fue con un espacio piloto que, entre nosotros, daba un tanto de pena por los motivos que comentamos. A partir de ahí nada más se supo hasta hace dos semanas, en que volvieron a emitirse nuevas entregas, siendo la primera la dedicada a WAK, We are knitters, que podéis ver en este enlace.

Me alegra decir que tanto esta entrega de la que vamos a hablar ahora, como la de esta semana pasada, que repasaremos en breve, tienen un nivel superior, muy superior a la tirolina con la que se debutó. Al menos en estos casos hay una empresa de verdad luchando por salir adelante o un autónomo que quiere crecer, y no una suerte de expectativa o de sueño calenturiento sobre el que se desconoce todo.

Repasemos aquellos aspectos más destacables del programa

Desde España al mundo, por la vía de la emoción

WAK es la idea de dos ex-auditores que, en sus viajes profesionales descubrieron el revival de una vieja afición, la de tejer, algo que podríamos calificar como trendie, cool, una especie de 2.0 de aquellas tiendas de ovillos de lana que antes de la moda de los videoclubs poblaban nuestros barrios y ciudades, una tendencia adoptada por esos que algunos denominan hipsters, por ejemplo.

Lo que vende WAK son kits para tejer, compuestos de ovillos de lana, unas agujas especiales de madera para novatos que consiguen un punto especial, y unos patrones de moda. Apoyados en los vídeos (Youtube divino tesoro como herramienta de marketing y de aprendizaje) la idea es introducir a gente de todas las edades en esta afición.

Seamos claros. Los precios de las prendas terminadas no son precisamente baratos, sobre todo si tenemos en cuenta que la mano de obra la pones tu, pero es que, tal y como explican sus creadores, no se trata de vender esas prendas. Lo que están vendiendo es otra cosa: un hobby, una distracción, un poder decir esto lo he hecho yo, y yo apuntaría a algo más, a formar parte de una comunidad tal y como su propio nombre comercial denota.

Aparte de la posible experiencia de los creadores en entornos internacionales, del apoyo de un equipo que parece que sabe lo que hace, es el dedicarse a vender emociones lo que sin cuida contribuye en buena medida a que sea un producto, perdón, sentimiento, fácilmente exportable, algo fundamental en los tiempos que corren.

La logística, ese jarro de agua fría

Suele ser una de esas grandes desconocidas, una de esas materias áridas que nadie quiere tocar, y que sin embargo son vitales para la empresa. Me refiero a la logística, el rompeolas cotidiano donde mueren muchos sueños de empresa, donde las idea de dan de bruces con la realidad.

Nada más comenzar nos muestran como tienen un serio problema con el tema, tanto que se ven forzados a contratar a alguien para desplazarlo a la empresa proveedora del servicio logístico y que supervise el servicio de la misma, un auténtico dispendio para una empresa del tamaño de WAK.

Creo entender que la empresa de logística es un centro especial de empleo, lo que sin duda habrá contribuido a la elección de dicho proveedor. Pero todas esas consideraciones sociales, éticas o similares, deben decae cuando es evidente que algo no va.

Cuando acaba el programa se nos explica que han cambiado de empresa proveedora con el fin de suspirar dichas reincidencias en los envíos. Era de cajón de madera y una enseñanza para cualquier empresario. La selección de nuestros socios logísticos es fundamental.

Asuntos varios

Es muy destacable todo lo relacionado con el aprovechamiento de internet y de las redes sociales: su web, su uso del video, su twitter, las relaciones con las bloggers,...como señala uno de sus conocidos socios al principio del programa han crecido mucho en este campo y cuentan con muy buena gente. Echadle un vistazo y aprende.

Algo que sin embargo el programa debería cuidar es el efecto deus ex machina, esa suerte de apariciones estelares surgidas de la anadea para resolver una cuestión: aquí una supermodelo, aquí Bernardo Hernández, aquí...vale que una incubadora te facilita contactos, pero así de fácil, de de gratuito, creo que desmerece el espac io y lo acerca a una suerte de versión para empresas de hay una cosa que te quiero decir.

Para acabar no se me ocurre nada mejor que decir que nunca vi que algo tan nuevo sirviese para dar una segunda oportunidad a algo tan viejo, algo que congela el tiempo en una sociedad acelerada como la nuestra. Mi más sincera enhorabuena.

Más información | We are knitters, La incubadora En Pymes y Autónomos | La incubadora, producto inmaduro de la factoría de Risto Mejide

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio