Publicidad

La incubadora, producto inmaduro de la factoría de Risto Mejide

Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Es curioso como, a pesar de los escasos resultados de la mayoría de ellos, últimamente se estrenan numerosos programas sobre empresas y emprendedores en distintos canales. Bienvenida sea esta tendencia (que solemos apoyar con un seguimiento de los mismos), si bien no estaría mal un poquito de seriedad en las apuestas. Pongamos como ejemplo la del programa La incubadora, un espacio sobre emprendedores visto y no visto, a pesar de contar con poderosos apoyos.

Igual os ha pasado desapercibido (si fue así, aquí lo tenéis). No me extraña. Emitido hace un par de semanas en late night, este espacio al rededor del cual se ha montado mucho ruido, venía impulsado por la productora de Risto Mejide, y presentado por Raquel Sanchez Silva. parecía una apuesta fuerte, a pesar de su posición en la parrilla de programación, pero tras su estreno no se ha vuelto a saber nada del mismo. Silencio absoluto.

Parecía buena idea. Seguir un proyecto empresarial desde su génesis, echando un capote al emprendedor, y combinándolo con un soporte vía web del proyecto a posteriori. Sin embargo el resultado en audiencia fue pobre, muy pobre, tal y como lo intuía el propio Risto.

La verdad es que hubiese esperado de Risto algo más acerado, por mucha vinculación que tenga con el programa, haciendo honor a su papel de crítico puntilloso, de sincero-a-prueba-de-bombas. Y es que si el programa no ha llegado a sacar una segunda entrega no se debe únicamente al escaso éxito de la primera. Su producto no llegaba a ser una beta, y el público no es tonto.

Intentar que los posibles emprendedores se proyecten en la experiencia de Alejandro parecía misión imposible. Pongamos a alguien que no conoce el producto, ni el mercado, ni tiene formación empresarial, ni recursos, trufado todo ello con intervenciones de una peculiar actriz/directora, con microflashes de intervenciones epidérmicas de terceros, y tenemos algo abocado al desastre. Entre nosotros, los avatares de Alejandro me parecían una broma de mal gusto para los emprendedores de a pie.

Y lo que es peor cuando hacías gala de dospuntocerismo, en la propia cuenta oficial de twitter del programa, dan la callada por respuesta a aquellos que preguntan por el futuro del espacio. Mucha comunicación 2.0 y luego esto. Un consumidor, un cliente, se merece algo más.

Las cosas no se hacen así. Era el programa el que necesitaba una incubadora.

En Pymes y Autonomos | Pesadilla en la cocina,‘La incubadora’, nuevo ‘show’ televisivo sobre emprendedores y proyectos empresariales, "El jefe", un programa de televisión o un ejemplo a seguir

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios