Publicidad

Las trabas administrativas van más allá de cuanto tardamos en abrir el negocio

Las trabas administrativas van más allá de cuanto tardamos en abrir el negocio
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Una de las demandas de las empresas es que existan menos trabas administrativas. En muchos casos entendemos estos obstáculos como el tiempo que tardamos en poner nuestro negocio en marcha, cuando quizás es lo menos importante. Claro que todo el mundo quiere empezar cuanto antes, porque esto significa que comenzamos a facturar y amortizar parte de la inversión que hemos realizado. Pero las trabas administrativas van más allá de cuanto tardamos en abrir el negocio.

Trabas administrativas es cuánto tiempo vas a tardar en presentar una petición en un registro electrónico de la administración, local, autonómica o estatal, porque no funciona la firma electrónica, la página se ha quedado bloqueada y a partir de aquí lo volvemos a intentar una y otra vez y sigue fallando. Una mañana perdida no es algo descabellado.

Trabas administrativas son las que nos obligaciones de la administración que en algunos casos nos ha traspasado a las empresas. Un ejemplo la ley de blanqueo de capitales, que obliga en muchos casos a las empresas a tener una formación, pero también a realizar un trabajo que no les corresponde.

Trabas administrativas es todo el trabajo que tienen que hacer las empresas para poder cumplir la ley. Tener a alguien que se ocupe y preocupe por la protección de datos, porque nadie meta la pata y un día aparezcan datos de clientes expuestos que puedan generar una multa.

Otro ejemplo más reciente lo tenemos en el registro horario. Un ejemplo de cómo una obligación legislativa supone más trabajo para las empresas. Porque no se trata solo de tener registrado el horario, sino de revisar si todo el mundo lo está llevando a cabo, corregir errores y sacar los informes que muestren las horas realizadas.

Son solo algunos ejemplos. Depende mucho del tipo de herramientas que utilice cada empresa para que este "tiempo perdido" en tareas que no generan facturación sean muchas horas a lo largo del año o solo unas cuantas. Pero por lo general, mejores herramientas también implican mayores inversiones. También depende del tamaño de la empresa y el tipo de organización, no será lo mismo un autónomo que una pyme de 200 empleados.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir