Publicidad

Ser emprendedor no es sólo montar una gran empresa

Ser emprendedor no es sólo montar una gran empresa
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Ángel es profesor en un pequeño colegio cualquiera, de cualquier ciudad de España. Pasa sus jornadas laborales entre pizarras, alumnos y exámenes. Es su modo de vida, aunque su verdadera pasión es la artesanía. Tiene unas manos privilegiadas, con las que decora todo lo que se le ocurre: desde pendientes a chapas, pasando por bolsos de tela o colgantes. Lo hace con diseños especiales y con un enorme cariño. Un día decide poner a la venta sus mejores obras, con la ayuda de un amigo que le monta una pequeña y humilde tienda online, sólo por satisfacción personal. Lo hace junto a un blog donde cuenta sus técnicas, sus modelos o, simplemente, sus sensaciones cuando se sumerge en su tarea. ¿Es Ángel un emprendedor?

La respuesta es, al menos para mí, evidente: Sí, rotundo. Desconozco si Ángel podría vivir exclusivamente de ello, si lo profesionalizara. Realmente, no sé si, a la postre, su intención sería esa o sólo dedicarse en su tiempo libre a la pasión con la que, en realidad, se siente feliz.

Lo de Ángel no es una startup tecnológica, donde ni hay Zuckerbergs, ni grandes oficinas. No hay rondas de financiación, ni miles de euros de facturación. Tampoco saldrá entre los ‘top’, ni, seguramente, entre los influyentes oradores que pueblan los miles de eventos sobre emprendimiento. Incluso, con toda probabilidad querrá huir de focos y se sentirá incómodo si alguien lo nombra en un blog como un caso de éxito.

Emprender no es montar una gran empresa, es una actitud ante la vida, a través de la cual ser proactivo y hacer cosas que no entraban en el guión normal. No es ser Zuckerberg ni hacerse rico, si no tener inquietudes con las que plantear proyectos innovadores, distintos o llenos de pasión (millonarios o no, de los que vivir o simplemente con los que ser feliz). Ni tampoco es un acto heroico al alcance de cuatro elegidos.

Puede que Ángel no tuviera en sus planes montar una gran empresa, ni formar parte de esos ‘salvadores’ que han de sacar a este país de la crisis económica. Puede que sólo lo haga para sentirse feliz. Pero sin colgarse el cartel de ‘emprendedor’, lleva mucho tiempo ejerciendo como tal.

En El Blog Salmón | ¿Hasta las narices de los emprendedores? Así nos va, Luces y sombras en la realidad de la actividad emprendedora, Cansados de los mensajes manidos sobre los emprendedores Imagen | Fotero

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir