Compartir
Publicidad

Cada bola cuenta

0 Comentarios
Publicidad

El comercial y el empresario tienen mucho en común. De hecho, veo difícil ser un buen empresario si no eres capaz de vender tu idea. Y entre esos nexos, está la resistencia al fracaso, capacidad de automotivación, de no dejarse vencer por cada pequeño fracaso y levantarse una y otra vez.

Teniendo en cuenta que se acaba el fin de semana, y que va a volver que jugar en las pistas de nuestra realidad empresarial, me ha parecido estupendo traer aquí este spot para la Ciudad de la raqueta.

En el mismo se observa como se han construido mensajes alentadores precisamente con esas pelotas que se quedan atrapadas en la valla, con la idea de transmitir un mensaje de superación para los pequeños que cada día entrenan en sus instalaciones. Y es que gracias a los pequeños fracasos se construyen los grandes éxitos.

Vía | Copyloto&Co. En Pymes y Autónomos | Los negocios son cuestión de pulgadas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio