Publicidad

Un año después del inicio de la pandemia se han destruido 400.000 empleos y 900.000 en ERTE

Un año después del inicio de la pandemia se han destruido 400.000 empleos y 900.000 en ERTE
Sin comentarios

Según los datos de Asempleo, la Patronal de Agencias de Trabajo Temporal y Agencias de Empleo, el balance un año después del inicio de la pandemia indica que se han destruido 400.000 empleos y 900.000 siguen en ERTE. El ajuste más duro se produjo en el primer momento, donde entre el 11 de marzo y el 30 de abril, 950.000 personas perdieron su empleo, y otros 3,4 millones de trabajadores pasaron a una situación de ERTE.

Además se trata de una crisis que no está afectando a todos los sectores por igual. Un 80% de los empleos destruidos se concentra en tres sectores, hostelería, comercio y actividades de ocio. Y lo cierto es que aunque la situación mejora poco a poco todavía queda mucho por reconstruir y lo hacemos a un ritmo más lento de lo que todos desearían.

Asempleo espera que al ritmo actual de vacunación, y superadas las incertidumbres en el suministro de las mismas, el segundo trimestre marcará la reanudación de la recuperación de la economía. De acuerdo a los datos sobre el suministro difundidos por la Comisión Europea, y tomando en cuenta el ritmo de vacunación estiman que a finales de junio el 77% de la población española habrá recibido al menos una dosis y el 41% tendrá ya la pauta completa.

La experiencia en otros países que han ido con un ritmo más elevado en la administración de vacunas, junto con la llegada del verano, que facilita la realización de actividades más en el exterior que en interiores, facilitarían una relajación de las restricciones que faciliten una recuperación económica más solida aprovechando el verano.

Porque precisamente los sectores más afectados en gran parte dependen de una temporada de verano donde muchos de ellos obtienen la mayoría de sus beneficios que les permiten sobrevivir el resto del año con solvencia. Aun así, hay ciertas dudas sobre la recuperación de todos los empleados que permanecen en ERTE, que quizás no se produzca totalmente hasta llegado 2022.

En este sentido, Gobierno y agentes sociales ya están preparando la negociación para la extensión de estos ERTES que finalizan el 31 de mayo posiblemente hasta septiembre de este año. En ese momento habría que evaluar como ha sido el verano y si se necesita en determinados sectores prolongar esta protección o ya se ha recuperado la normalidad en la mayoría de los sectores.

Este será el momento de ver también si las empresas, una vez recuperados sus trabajadores del ERTE y pasados los 6 meses de carencia realizan ajustes en sus plantillas o la reactivación económica es fuerte como para mantener el empleo.

Imagen | aitoff en Pixabay

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio