Compartir
Publicidad

Tres buenas prácticas básicas para una migración desde Windows XP

Tres buenas prácticas básicas para una migración desde Windows XP
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy veremos, tres buenas prácticas básicas para una migración desde Windows XP ya sea desde el extinto XP o cualquier otro sistema operativo de Microsoft. Ahora que han dejado de existir parches de seguridad o de cualquier tipo, las máquinas con Windows XP de tu empresa seguirán siendo puntos clave vulnerables en ella.

Si bien es cierto, que de momento un número de proveedores de terceros seguirán actualizando y dando soporte las aplicaciones anti-malware para XP, debes de saber que esto no durará por mucho tiempo y de que este sistema seguirá siendo (más aún) objetivo de hackers.

Lo básico para una migración de este tipo, es que permite a tus departamentos de gestión evitar potenciales problemas de compatibilidad y también les garantiza una migración ágil y fluida. En el post de hoy, vamos a ver cómo evaluar la migración y la manera de establecer un sencillo y claro plan de actuación.

Tres sencillos pasos antes de la migración

  • Realizando un inventario de tus aplicaciones y hardware: debes de evaluar el software y el hardware a reemplazar. Debes de identificar todos los equipos en los que sea necesario un reemplazo y evaluar el software para comprobar de igual manera, cual se tiene que actualizar o eliminar. También debes de descubrir los dispositivos de la red mediante la ejecución de una exploración de inventario.
  • Sobre las pruebas de compatibilidad: gracias a estas pruebas de compatibilidad de aplicaciones, podrás remediar cualquier incidencia que surja en la migración. Una vez determinado que software y hardware se va a migrar al nuevo sistema operativo, tienes y debes de asegurarte de que todas tus aplicaciones críticas de la empresa van a funcionar como se espera con Windows 7 o Windows 8.
  • Sobre la implementación: una vez realizado el inventario de tu entorno, y esté claramente decidido qué se va a migrar y te has asegurado de que todas las aplicaciones funcionarán en el nuevo sistema operativo que vas a instalar, el siguiente paso es la implementación real del nuevo sistema operativo para los equipos de tu empresa.

Conclusión

Siguiendo este sencillo enfoque de tan sólo tres etapas (muy condensado), tu empresa debería de ser capaz de organizarte un plan de migración integral, ya que esto de seguir con sistemas Windows XP pensando en un medio largo plazo, es un error total. Puedes seguir los tres sencillos pasos que hemos visto, para una migración tranquila y sin problemas.

En Tecnología Pyme | Microsoft ofrece a los usuarios herramientas gratuitas para migrar de Windows XP Imagen | Wikimedia Commons

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio