Compartir
Publicidad
Publicidad

Tareas veraniegas del autónomo

Tareas veraniegas del autónomo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para muchos autónomos la época de vacaciones no es más que un periodo donde no cogen trabajo o evitan involucrarse en proyectos de larga duración para, así, trabajar menos horas y optar por un descanso a veces escaso para este tipo de profesionales. Este es un buen momento para tareas veraniegas del autónomo.

También es una época donde los clientes se suelen ir de vacaciones dejando sin tareas a los autónomos. Éste es un buen momento para organizar trabajo, revisar trabajos ya realizados y aprender sobre fallos, mejorar el puesto de trabajo y afrontar qué haremos cuando vuelva la ola de trabajo en septiembre.

Si queremos estar preparados para el trabajo, debemos organizar nuestra oficina. Aprovecha este tiempo para reciclar papeles que se han ido agrupando en el caos de cada día. Organiza cajones y herramientas para su fácil localización. Revisa el correo electrónico y mejora o actualiza tu procesador de correos y haz de tu espacio de trabajo algo verdaderamente productivo.

Normalmente, dejamos de hacer cosas para poder combatir en la batalla diaria ante clientes y empresas. Debemos retomar la lectura, revisar artículos interesantes que, seguramente, nos darán más conocimientos sobre nuestro trabajo. Aprender de manera relajada sin ponernos metas o contar cuántos posts hemos leído. Otra opción interesante es la de realizar cursos de manera no presencial y así profundizar en algo que nos guste sin tener un control excesivo sobre nosotros mismos.

Este periodo debe ser un buen momento donde pensar en qué mejorar de nuestros sistemas y deliberar sobre qué debemos cambiar por algo nuevo. A veces nos damos cuenta de que nos hacen falta más dispositivos para usarlos como herramientas, puertos USB e incluso monitores. Estas opciones, si las tenemos bien resueltas, son una gran ayuda para afrontar averías o reparar más rápidamente problemas a PYMEs.

También debemos intentar adelantarnos al trabajo que tendremos después de verano, planificar sobre qué necesidades deberemos afrontar y hacer una apuesta de mejora. Estas mejoras pueden venir de la mano de una mejor posición en Internet y ganar presencia en otros medios; buscando un abanico mayor de clientes al terminar el periodo estival.

Por último, debemos hacer vida normal, relacionarnos de manera menos profesional con clientes para crear un ambiente más distendido y humano. Esto nos aproximará a empresas, nos mostrará otra cara y mostraremos otras facetas, indicando a los clientes nuestro buen hacer con mayor tranquilidad y relajación.

En Tecnología Pyme | El iPad para el autónomo Imagen | Daquella Manera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos