Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Son los teletrabajadores unos vagos?

¿Son los teletrabajadores unos vagos?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta es la pregunta que cada vez que hablo del teletrabajo alguna empresa empieza a poner peros a la aplicación de este método de trabajo o de medidas que flexibilicen la forma de organizarse en la empresa. Realmente ¿son los teletrabajadores unos vagos?

En realidad ni más ni menos que los trabajadores que acuden a la oficina a las ocho de la mañana y se marchan después de que se haya ido el jefe. Si tenemos un volumen de trabajo muy algo que justifique estos extensos horarios igual lo vamos a realizar en casa, sólo que nos ahorramos el tiempo de desplazamiento.

¿Cómo medir la productividad en la empresa?

De esta forma salen ganando ambos, trabajador que puede conciliar mucho mejor vida personal y familiar y empresa, que tiene al empleado haciendo el mismo trabajo, más contento porque puede resolver cuestiones personales sin que sea necesario estar pidiendo favores y además un poco más fresco, puesto que evitamos horas de desplazamiento al trabajo.

Si tenemos poco trabajo y nuestra empresa está más por el presentismo que por la productividad, lo único que le puede ocurrir al teletrabajador es que esa misma forma de trabajar la traslade a su hogar y tenga que estar muchas más horas de las que tocaría.

Hace poco lo comentaron nuestros compañeros de Pymes y Autónomos: un tercio de los teletrabajadores están más comprometidos con su empresa que aquellos empleados que acuden a la oficina, que lo están casi cuatro puntos menos.

¿Saben medir las empresas la productividad de los empleados?

Lo importante es saber medir la productividad en función, no de las horas trabajadas, sino de otros factores. Más que pensar en el teletrabajo como una forma de no pasar por la oficina más que para recoger la nómina, es importante como un factor que nos ayuda a flexibilizar horarios.

De esta forma tenemos opción a teletrabajo y una tarde a la semana no vamos a la oficina, podemos entrar más tarde porque hay una serie de tareas que hemos realizado previamente y no tenemos que sufrir la hora punta, etc. No se pierde el contacto con compañeros y empresa y se mantienen las ventajas del modelo.

El equilibrio entre teletrabajo y trabajo presencial

No hay que mantener posturas radicales. En muchas empresas una parte importante de las tareas se puede hacer desde casa, en otras no, o simplemente tenemos que cumplir un horario de atención al público y toca estar aunque no haya trabajo que hacer.

Si empresa y trabajadores son capaces de encontrar puntos de encuentro, seguro que el ambiente en el trabajo va a ser mucho mejor. Este tipo de cuestiones se pueden ofrecer como una retribución no dineraria, que también son apreciadas por los empleados ya que ven una oportunidad para ahorrarse determinados costes en su vida personal que de otra forma tendrían que costear.

En Tecnología Pyme | El teletrabajo es una trampa, no caigas en ella Imagen | gabriel seisdedos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio