Compartir
Publicidad

Se acerca el momento de la migración a Windows 7

Se acerca el momento de la migración a Windows 7
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Una de las cuestiones que las organizaciones deben empezar a plantearse es la migración de sus sistemas a Windows 7. Tras las experiencias de Windosws XP y Vista muchas organizaciones estaban a la espera de ver como evolucionaba el sistema y esperando a la salida del primer Service Pack. Pero mi impresión es que se acerca el momento de la migración a Windows 7.

Y es que como todo existe una evolución lógica y poco a poco Microsoft irá arrinconado a Windows Xp, que ya ha cumplido su ciclo y aunque muchas empresas piensan que podrán alargar el trabajo con este sistema, será complicado que dure más de un par de años. Por eso las empresas tienen que ir introduciendo Windows 7 en sus sistemas.

Y es que el número de cambios será importante, puesto que muchas empresas se habrán saltado el paso intermedio que suponía Windows Vista entre un sistema y otro. Por lo tanto no serán pocas las novedades que tendremos que afrontar en la migración, de manera que supondrá una pérdida temporal de productividad hasta que los usuarios se habitúen al nuevo sistema.

Los pasos previos a tener en cuenta a la hora de realizar la migración serán distintos dependiendo de nuestra organización. No es lo mismo que tengamos un ERP que integrar con el sistema o no tenerlo. Lo mismo podríamos decir con otro tipo de aplicaciones corporativas, tipo CRM o similares. En este caso tendremos que adaptar estas aplicaciones al nuevo sistema.

Por último, un aspecto que no podemos despreciar es la formación de los usuarios, una cuestión que durante el primer mes dará mucho trabajo adaptarse a la nueva forma de hacer las cosas de Windows 7. No es que sea un cambio radical o que en Windows 7 no funcione el botón izquierdo del ratón, pero dependiendo del nivel de nuestros usuarios será un paso más o menos duro.

Trabajar en un entorno virtualizado para evaluar los requisitos de la migración es una buena idea. Comprobar durante un tiempo como funcionará el sistema con Windows 7 virtualizado será una de las opciones más interesantes a la hora de conseguir detectar los principales problemas a los que nos enfrentaremos antes de comenzar la migración.

Por último, si migramos desde Windows XP tendremos que tener en cuenta si tenemos que cambiar el hardware o no. Los requisitos de hardware de Windows 7 son semejantes a Windows Vista y por lo tanto superiores a lo que estaban trabajando equipos con Windows XP. Lo más recomendable sería buscar equipos nuevos más potentes si migramos desde XP, mientras que si lo hacemos desde Vista tal vez podríamos conservarlo.

En Tecnología Pyme | ¿Necesita la empresa Windows 7?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio