Compartir
Publicidad
Publicidad

Quién resuelve los pequeños problemas de hardware

Quién resuelve los pequeños problemas de hardware
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta semana se ha presentado un estudio por parte de Panasonic Imaging Group que valora la pérdida de horas de los trabajadores solucionando los pequeños problemas de hardware entre media hora y dos horas a la semana, lo que significa 104 horas anuales totales. Entonces es cuando puede plantearse el dilema de ¿quién resuelve los pequeños problemas de hardware?

Hablamos de este papel que se ha quedado atascado sólo tenemos que abrir la impresora y sacarlo para continuar imprimiendo con normalidad o ese cristal del escáner que tiene una pequeña mancha y esto hace que salgan mal los documentos escaneados. Lo fundamental en estos casos es saber donde está el límite de nuestra capacidad.

De las cuestiones como cambiar tóner, cartuchos o cintas de impresión directamente es necesario que se responsabilicen los propios usuarios. Los consumibles no deben entrar dentro de la categoría de problemas de hardware. Al fin y al cabo, cambiar un tóner es a efectos prácticos lo mismo que poner papel en la bandeja de entrada de la impresora, sólo cambia la periodicidad con la que se ejecuta esta tarea.

Además debemos distinguir si estamos en una empresa pequeña, sin servicio técnico propio, o disponemos de servicio técnico. Igualmente en ambos casos, se trata de una cuestión de tiempo. El límite del tiempo que un usuario puede perder en resolver estos pequeños problemas de hardware están en el tiempo de asistencia del servicio técnico.

Si disponemos de servicio técnico en nuestra empresa la asistencia será más o menos rápida. Sin embargo si dependemos de técnicos externos tendremos que pasar el aviso y dependiendo de la modalidad de contrato, trabajo que tenga pendiente, etc. el técnico tardará más o menos tiempo en acudir. La diferencia está en estar una media hora parados o toda la mañana, entre uno y otro servicio.

Los usuarios en el primer caso muchas veces se inhiben y esperan que sea un técnico el que venga a quitar el pequeño atasco. Finalmente el resultado es semejante, puesto que si depende de este documento para continuar con su trabajo el usuario estará igualmente inactivo.

Lo recomendable y más práctico es saber en qué medida podemos solucionar nosotros mismos el problema, si está a nuestro alcance. Si tardamos menos en resolverlo nosotros mismos que en que acuda el servicio técnico podemos dar el tiempo por bien empleado y no juzgarlo como en el caso del estudio como una pérdida de productividad, sino todo lo contrario, hemos ganado X horas al año solucionando inmediatamente problemas que de otra forma habrían tardado X horas + el tiempo de acudir del servicio técnico.

Vía | IDG En Tecnología Pyme | El desinterés tecnológico de los empleados Imagen | fluzo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio