Compartir
Publicidad

¿Puede ahorrar la pyme con la virtualización? Sí, consumiendo menos espacio

¿Puede ahorrar la pyme con la virtualización? Sí, consumiendo menos espacio
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Puede ahorrar la pyme con la virtualización? Sí, consumiendo menos espacio. Así de sencillo. Como todos sabemos, la virtualización, hace flexible el antiguo hierro que forjaban para los servidores del siglo pasado. Aprovechando esa capacidad de adaptabilidad que nos brinda la virtualización, ¿por qué no ahorrar?

Si hemos hecho una inversión en la pyme y ahora tenemos menos demanda, podemos aprovechar para hacer algunas modificaciones de nuestra infraestructura y ahorrar en costes. Hoy nos centraremos en el almacenamiento y mostraremos como existen tres tipos fáciles de almacenamiento para las máquinas virtuales que nos pueden liberar espacio cuando no lo usemos.

Qué formato escojo para mis máquinas virtuales

Existen varios tipos de formatos de disco para máquinas virtuales, cada uno de ellos podemos escogerlos cuando creamos una máquina virtual. Podemos escoger entre una gama de discos que jamás variarán su tamaño para equipos que requieran de ese gesto. Podemos escoger un formato que variará dependiendo del espacio que necesite el servidor o escoger un disco que no ocupe nada hasta la instalación del sistema:

  • Thick Provision Lazy Zeroed: VMware creará un disco duro virtual con el espacio elegido, en el datastore de ESX usará todo el espacio elegido para el disco. El espacio requerido para el disco virtual se asignará durante la creación. Este disco duro se pondrá a cero en la primera escritura de la máquina virtual.
  • Thick Provision Eager Zeroed: igual que el anterior con la pequeña diferencia de que el disco duro se pondrá a cero en la creación, por lo que el proceso de creación de la máquina virtual puede ser algo más lento.
  • Thin Provision: se creará un disco duro virtual pequeño, usará el espacio mínimo necesario inicialmente e irá creciendo hasta el máximo indicado conforme sea necesario.

Como vemos, las diferencias principales están entre el Thick y el Thin, el Thick crea un fichero .vmdk (formato de archivo de VMware) que ocupará todo el tamaño indicado para el disco, si le hemos asignado 40 GB, el fichero ocupará 40GB al ser creada la máquina virtual. En cambio, en provisionamiento Thin, el fichero .vmdk del disco duro virtual ocupará un tamaño pequeño (mínimo) e irá incrementándose conforme lo vaya requiriendo la máquina virtual. Nunca se reducirá si se reduce el espacio usado en la máquina virtual y nunca superará el tamaño máximo asignado en su creación.

En cuanto a qué tipo de disco Thin ó Thick a elegir dependerá del uso que le vayamos a dar a la máquina virtual, si por ejemplo va a ser para un servidor de bases de datos que consumirá mucho espacio en poco tiempo y muchas transacciones tal vez sea recomendable usar desde el principio Thick que ya asignará todos los bloques a usar por el fichero del disco duro virtual. Si por el contrario va a ser una máquina virtual donde el espacio usado no crezca rápido, como un servidor web, se podría usar Thin.

Conclusión

¿Qué conseguimos con esto? Muy sencillo. Si tenemos un espacio compartido o en la nube podemos prescindir de el ya que podemos ahorrar espacio dando el formato deseado a las máquinas virtuales. Ahorrar en un filer o en discos duros externos es un alivio para la pyme en estos momentos. Si tienemos espacio de sobra en tus datastores de VMware ESX siempre es mejor usar Thick.

En Tecnología Pyme | Cuatro ventajas de la virtualización de escritorio para pymes Imagen | Tsahi Levent-Levi

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio