Compartir
Publicidad

¿Por qué no funciona Windows 8 en la empresa?

¿Por qué no funciona Windows 8 en la empresa?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde hace ya un tiempo ya se ha constatado que Windows 8 no ha obtenido los números de ventas esperados por Microsoft, a pesar de llevar 200 millones de licencias, algo que por estas fechas Windows 7 ya iba por las 300. Es un producto que no acaba de arrancar, que ni consumidores ni empresas acaban de ver con buenos ojos. Hoy vamos a intentar ver por qué no funciona Windows 8 en las empresas.

Windows 8 ha acabado por colgarse la etiqueta de Windows Vista, o la de un sistema bueno, uno malo de Microsoft. Y esto, si no se tiene un política de comunicación adecuada es muy difícil de sustentar. A pesar de que con la última actualización de Windows 8.1 han desaparecido dos de los principales inconvenientes de los usuarios empresariales, el arranque directamente en el escritorio y el botón de inicio.

Un sistema operativo que llega antes de tiempo

Quizás el problema es que se le ha dado demasiado protagonismo a un escritorio táctil que muy pocos utilizan, dejando relegado el escritorio convencional a un rincón, a pesar de que es aquí donde se encuentran la mayoría de las aplicaciones que va a utilizar un usuario en la empresa en su día a día. Además se trata de un escritorio y aplicaciones que no son lo más cómodo para manejar con gestos de ratón y un teclado.

El nuevo escritorio de Microsoft es una buena idea si ya somos usuarios de tablets con Windows 8 o tenemos Windows Phone, pero lo cierto es que en ambos casos hoy por hoy se encuentran detrás de otras opciones, tanto a nivel personal, como a nivel de empresa en su uso. Android y Apple parecen ser las opciones escogidas por muchas empresas para sus teléfonos inteligentes y tablets. En este caso, al no existir la convergencia y sinergia entre sistema de escritorio y móvil, los usuarios no ven que ventajas les aporta el escritorio táctil en su PC profesional.

Las aplicaciones de Windows 8 no han sido el motor de arrastre para que los usuarios utilicen el nuevo sistema

Por último, si por algo han destacado los sistemas operativos de Microsoft han sido por la cantidad y calidad de las aplicaciones disponibles. Sin embargo, con el nuevo escritorio de Windows 8 podríamos decir que se invirte la carga de la prueba, las aplicaciones disponibles son pocas y malas, con menos funcionalidades de las que podemos ver en sus equivalentes de escritorio clásico. A nivel empresarial, resultan más un incordio que una ayuda.

Y dos competidores desde dentro de la propia Microsoft

Windows 7, la alternativa para la empresa

A todas estos inconvenientes para que la empresa apueste por Windows 8 tenemos que sumarle que existen dos buenas alternativas como son Windows 7 y Windows XP que son las más utilizadas por la empresa. Al primero Microsoft siempre lo ha considerado una alternativa solvente para aquellos que no quisieran una apuesta que rompiera con lo que hasta ahora había sido los sistemas de la empresa, como Windows 8.

Quizás la sorpresa ha sido Windows XP, que como los viejos rokeros se resiste a morir. Si hoy Windows 8 tuviera el 30% de cuota de mercado que tiene este sistema nadie hablaría de fracaso. Pero lo cierto es que la empresas no migran porque no ven la necesidad, no tienen recursos económicos, o en muchos casos, tienen aplicaciones que no funcionarán en Windows 8 y que necesitan para su negocio.

Quizás con una buena oferta en precio y un modelo de migración que contemplara alguna opción de virtualización de aplicaciones de XP se podría haber subsanado estas reticencias. Al fin y al cabo Windows 8 es un sistema que se mueve con soltura en equipos que tienen ya unos añitos. donde en muchos casos ha supuesto una segunda juventud para equipos con Windows Vista, por ejemplo.

¿Hay esperanza para Windows 8 en las empresas?

Lo cierto es que Windows 8 es un buen producto, ágil y que funciona muy bien, quizás alguien podría pensar que esto le va a dar una oportunidad. Sinceramente, tal y como están las cosas no lo creo. Si no se produce una fuerte sinergia que haga que las empresas empiecen a ver el pack de Windows Phone, tablet y ordenador de sobremesa con Windows 8 como un caballo ganador, será complicado que Windows 8 tenga un fin digno.

Sobre todo porque no tiene el tiempo que necesita y quizás los frutos los recogerá Windows 9, del que ya se está hablando y rumoreando que se está adelantando los tiempos para su salida al mercado. Tendremos que ver si en nuevo CEO de Microsoft tienei algo que aportar en este aspecto o en la orientación del nuevo sistema operativo.

En Tecnología Pyme | Por fin he visto un Windows 8 trabajando en la empresa Imagen | Manuel Iglesias

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio