Compartir
Publicidad
Publicidad

Las licencias de Microsoft en la escuela las pagará la empresa

Las licencias de Microsoft en la escuela las pagará la empresa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Esta semana ha salido la noticia del precio que pondrá Microsoft al sistema operativo y a la suite ofimática MS Office destinados al proyecto educativo en España, un portátil para cada alumno del que ya hemos hablado aquí. Es interesante la estrategia que sigue Microsoft en este sentido de abaratar el coste de su producto a 40 € para la educación. A Microsoft no le preocupa el precio que pagan ahora porque con esta táctica se garantiza que el día de mañana los futuros trabajadores de las empresas ya tengan la formación en sus programas, por eso pienso que en realidad las licencias de Microsoft en la escuela las pagará la empresa.

Y es que es importante asegurar que las nuevas generaciones tengan la formación en la escuela con el software de Microsoft determinará en que medida estos futuros trabajadores podrán incorporarse al mercado de trabajo manejando unas herramientas u otras. Es una inteligente política de empresa que asegura el futuro del gigante del software. Atar el desarrollo de un país a una determinada política empresarial puede ser peligroso, sobre todo porque como ha ocurrido con el precio de sus licencias para Windows 7, luego Microsoft puede tener una política de precios que hacen que empresas “made in USA” puedan ser más competitivas que las europeas porque el precio que pagan por el mismo producto es considerablemente menor.

Desde luego si yo fuera directivo de Ubuntu o de Red Hat o de Mac ya estaría intentando presentar una alternativa viable para este proyecto, presentando mi alternativa y reforzando los puntos fuertes de mi sistema operativo frente a los de la competencia. Desde luego si no lo hacen perderán una oportunidad de oro para promocionarse y que las nuevas generaciones aprendan con sus programas y soluciones. Porque además esto no sólo afectará a la empresa privada sino que también lo hará a la pública en mayor o menor medida.

Pero dejando aparte el tema del sistema operativo que lleven los equipos, más grave aún me parece que el tema de MS Office. Como hemos visto en este blog existen muchas alternativas a este software y todas ellas tienen el mismo problema, ninguna es 100 % compatible con la suite ofimática de Microsoft y además existe un coste en la formación de los usuarios pues de una manera u otra la empresa entiende que un usuario medio ya está formado en las herramientas de Microsoft. Si se implanta en la escuela definitivamente será así, y las empresas quedarán “prisioneras” a la hora de poder elegir otras alternativas.

No quiero hacer una crítica a Microsoft, que como he dicho antes creo que sigue una política muy inteligente, ni al Gobierno, que creo que debe proveer de las herramientas necesarias a las Comunidades Autónomas para implantar el proyecto. En definitiva son estas últimas las que decidirán que sistema se implanta. Algunas ya tienen proyectos de desarrollo de software libre en la escuela y en la administración y lo más probable es que sigan en esta línea. Las que no lo han desarrollado todavía lo más probable es que les parezca razonable la oferta de Microsoft y paguen los 40 euros por licencia.

Los que no he visto moverse para presentar sus alternativas, como he dicho antes, es a los grandes empresas de Linux o a Apple. ¿Alguien puede pensar que no le interesaría desarrollar una experiencia como esta? Desde luego una parte importante del pastel de las inversiones en software, ya sean a nivel particular o empresarial, del futuro se está jugando con esta decisión. Una parte del desarrollo y competitividad de las empresas está en juego y no he visto a ninguna asociación empresarial opinar al respecto.

¿Y Google, podría presentar su alternativa? Pues la verdad es que con el ruido mediático que tiene no estaría mal repensar la estructura de la enseñanza pensando más en la nube que en la configuración local, consiguiendo una enseñanza más global y menos localista, donde se pudiera compartir proyectos entre varias personas ya sean del mismo aula o de diferentes escuelas. Sería un buen paso para trabajar en la nube que sin duda el día de mañana la empresa agradecería puesto que los costes de trabajar en la nube son más bajos que afrontar el trabajo en local lo cual beneficia la competitividad en la empresa.

En definitiva se trata de tomar la decisión en base al mayor número de ofertas posibles, teniendo en cuenta que si se equivoca el camino serán las empresas las que acaben pagando la factura de esta decisión. La competitividad de la pequeña y mediana empresa está en juego, porque optar por una u otra solución condicionará las decisiones que en el futuro tomen estas empresas para elegir un determinado programa informático o el sistema operativo con el que trabajaremos.

Vía | Silicon News
Foto | Encuentro Edublogs

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio