Compartir
Publicidad
Publicidad

La elasticidad de los equipos informáticos

La elasticidad de los equipos informáticos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llega un momento en la vida de todo equipamiento informático en el cual tenemos que jubilarlo. Podemos empeñarnos en mantener dichos equipos en uso, pero esto no significa que nos vayan a ser útiles, casi tendrán la misma utilidad que estos equipos informáticos que hay en las tiendas de muebles para que te hagas una idea de como quedará tu ordenador en la mesa que quieren venderte. Llega un momento en que la elasticidad de los equipos informáticos alcanza su punto de ruptura. Ya no es posible mantenerlos más tiempo de forma productiva.

Más allá del aspecto decorativo, estos equipos informáticos no nos permitirán hacer mucho más. Seguro que los habéis visto, equipos que tardan literalmente 10 minutos en ponerse en marcha, con tan poca memoria que están constantemente accediendo al disco duro al hacer uso de forma habitual de la memoria extendida de Windows. Si queréis hacer una comparación gráfica probar a trabajar durante un día con el teléfono móvil que teníais hace 10 años.

Llegados a este punto y en caso de no disponer de recursos para cambiar los equipos sólo podremos realizar modificaciones en el software y en este caso tenemos que tener muy claro para que vamos a utilizar los equipos. Si lo que tenemos al final es un programa de gestión que trabaja con un emulador, que consume pocos recursos tal vez podamos darle alguna utilidad. Pero nos podemos olvidar de realizar cualquier otro tipo de tareas en dicho equipo. Otra de las opciones que tenemos para mantener la funcionalidad en nuestros equipos si no podemos mejorar los recursos de hardware es disminuir los recursos que requiere nuestro software. En este sentido se me ocurren varias opciones que pueden utilizarse como última opción:

  • Buscar una versión de Linux ligera, por ejemplo y si tenemos la opción de trabajar con ellos de esta manera, siempre que sea posible integrarlos en nuestra organización e instalar las herramientas necesarias para su uso. Otra opción sería trabajar con Terminal Server sobre ellas, pero también en este caso si no tenemos licencias de Terminal Server tendremos que adquirirlas.
  • Trabajar con un sistema de cliente servidor, donde utilizaríamos un equipo potente que nos hiciera de servidor y utilizaríamos los ordenadores más antiguos a la manera de terminales, de manera que pudiéramos gestionar las aplicaciones de forma centralizada y con los equipos antiguos acceder sólo a las sesiones.
  • Soluciones SaaS en las que trabajemos a través del navegador de nuestro equipo, optimizadas y ligeras que nos permitan darle un uso a estos equipos aunque para el resto de cuestiones sean extremadamente lentos.

Son soluciones que requieren de recursos humanos para su implantación. Deberemos tener alguien en nuestra organización capaz de afrontar técnicamente este tipo de cambios para dar la última vuelta de tuerca a los equipos informáticos de nuestra organización. Además no todas las organizaciones pueden optar por este tipo de soluciones. De todas formas, en muchos casos son parches lo que se ponen y la funcionalidad y productividad se resiente.

En Tecnología Pyme | Alargar la vida de nuestro hardware Imagen | Hanan Cohen

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio