Compartir
Publicidad
Publicidad

La amenaza de los tablets a los ultraportátiles en la empresa

La amenaza de los tablets a los ultraportátiles en la empresa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los ultraportátiles llegaron al mercado hace dos años y entraron como un elefante en una cacharrería. Su bajos precios, ajustadas prestaciones y sobre todo su pequeño tamaño y bajo peso les hicieron ganar una cuota de mercado importante. Aprovecharon el momento para hacerse también su hueco en la empresa. Pero ahora tienen un competidor con las nuevos tablets o tabletas. La amenaza de los tablets a los ultrarportátiles en la empresa puede hacer que estos dispositivos vuelvan a ser de nuevo marginales en las pymes.

Y es que conviene recordar que los ultraportátiles de bajo coste llegaron en un momento de transición entre Vista y Windows 7. Pensados para utilizar Linux y abaratar precios, Microsoft se movió rápido, ofreció Windows XP a bajo precio con algunas limitaciones en el hardware y se hizo con el mercado. Este sistema operativo es todavía hoy el más implantado en la empresa, lo cual hizo ver con buenos ojos los ultraportátiles en la empresa. Dispositivos con un precio ajustado, de propósito general y con los que no nos dejaremos la espalda con el maletín todo el día de un lado para otro. Este era su nicho de mercado. Les faltó un acceso a internet móvil un poco más asequible y de mejor calidad para terminar de explotar todo su potencial. Para mi, el principio de su declive en las empresas empieza con Windows 7 Starter, que va arrinconando a XP mientras que la empresa no aprecia una versión con evidentes limitaciones, mientras que los fabricantes, rotas las limitaciones de hardware no ofrecen productos mejorados y diferenciados.

Los ultraportátiles se estancan. Mejoran procesadores, baterías y el hardware para hacer equipos con más potencia. Sin embargo, muchas empresas pierden el interés en los dispositivos, en gran parte, porque ven lo que viene de camino, con la eclosión en el mercado del iPad y la cantidad de modelos de tabletas que vendrán para hacer la competencia al dispositivo de Apple.

Entre ambos dispositivos no habrá una gran diferencia de precio. Y muchas empresas ven en los nuevos dispositivos la oportunidad de suplir las carencias que tenían los ultraportátiles de bajo coste. Básicamente las tareas a las que irán destinadas serán más o menos las mismas, pero se intuye que con las tabletas se harán de forma más sencilla, más práctica y más rápida. En conclusión ganaremos en productividad.

Creo que las tabletas, por lo menos en la primera generación, no darán respuesta a las necesidades de movilizar las aplicaciones para muchas empresas. Tendrán un período de maduración que será clave para su éxito o fracaso en la empresa. En dicho período será en el que se busque implantar en sus sistemas las soluciones corporativas de CRM, ERP o documentación de las pymes. Si lo consiguen hacer bien, sin duda será el fin de los ultraportátiles en las empresas, cuyo hueco se llenará con estos dispositivos.

En Tecnología Pyme | Adiós a los ultraportátiles con Windows XP

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio