Compartir
Publicidad

Fuga de datos, infecciones de virus y correo electrónico

Fuga de datos, infecciones de virus y correo electrónico
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando la semana pasada hablábamos de las cifras de infecciones de malware a través de los dispositivos que conectamos vía USB, un detalle que quedaba omitido era que la principal fuente de infecciones de virus y fuga de datos sigue siendo el correo electrónico. Nuestro correo empresarial se ha convertido en una herramienta imprescindible

El correo electrónico es una de esas cuestiones que según va creciendo la empresa va generando cada vez más problemas y es más complejo su mantenimiento. Afortunadamente al ser una herramienta bastante veterana disponemos de soluciones para ayudarnos a su control y que su eficacia no disminuya.

Sin embargo una buena política corporativa en el uso del correo será la herramienta más eficaz para controlar el correo electrónico corporativo. Algunas de las cuestiones que deberíamos dejar claras para evitar fugas de datos e infecciones de virus son las siguientes:

  • El correo electrónico es para uso de la empresa. Esta cuestión que es básica, acaba degenerando en el tiempo y es habitual mezclar vida privada y empresarial en el correo corporativo. Sin duda esto es un claro error y acabamos por recibir correos personales en la cuenta corporativa con más frecuencia de lo que sería recomendable.

  • Si no lo has pedido, no lo abras, frase con la que podríamos resumir la política que deberíamos llevar con los archivos adjuntos de correo. Presentaciones, documentos PDF o archivos multimedia son foco de numeras infecciones de virus y sobre todo explotan la confianza del usuario de que el archivo viene de alguien conocido.

  • Si utilizamos clientes de correo electrónico es recomendable desactivar las opciones que visualización de imágenes y reproducción de archivos adjuntos. La opción más recomendable es que el antivirus filtre antes los archivos recibidos y los envíe a cuarentena si son potencialmente peligrosos.

  • Monitorización de la actividad de correo electrónico que puede ser más o menos estricta pero imprescindible en el momento en el que se detecte alguna fuga de datos a través de este medio. Para muchas empresas será una opción imprescindible para tener controlada la información sensible.

Todas estas opciones son necesarias para hacer del correo electrónico una herramienta más productiva. Evitemos mezclar direcciones privadas con las corporativas y sobre todo extremar el cuidado con los archivos adjuntos que recibimos. En la medida en la que tengamos la disciplina necesaria para seguir estos pasos haremos que nuestros equipos sean más seguros y no se resienta la seguridad de la empresa.

En Tecnología Pyme | Cinco consejos para gestionar el email en la Pyme Imagen | grietgriet

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio