Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Es el software libre un valor añadido para la empresa?

¿Es el software libre un valor añadido para la empresa?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


En el día a día nos toca revisar muchas aplicaciones. Sin duda tenemos un abanico muy amplio de aplicaciones que podemos utilizar en nuestras empresas de manera que no existe un único programa para realizar la misma tarea. Muchos de las alternativas que podemos encontrar son programas de software libre, por eso me surge la pregunta, ¿es el software libre un valor añadido para la empresa?

Esta claro que el software libre nos soluciona el problema del coste de licenciamiento de la aplicación, pero no otros como son los de implantación o formación. En cualquier caso lo que pretende una empresa es recuperar lo antes posible la inversión realizada. Sin embargo no todos los programas nos permitirán tener la misma productividad, o lo que es lo mismo, realizar el mismo trabajo en el menor tiempo posible.

Este retorno de la inversión acelerará los plazos si la productividad mejora con la implantación de un software, sea este libre o no. Al final se reducirá a una análisis de costes en las empresas, puesto que se terminará por efectuar un cálculo de coste por hora para realizar un trabajo antes de la implantación del software y después de la misma. En base a dicho cálculo obtendremos el plazo de amortización del software.

Asumiendo que tanto software libre como propietario tienen unos costes y una productividad estimada tendremos que analizar cada caso concreto en nuestra empresa a la hora de decidir. En esto no existen fórmulas mágicas o bálsamos de Fierabrás. Lo que a una empresa le funciona estupendamente puede no hacerlo en otra.

A medida que el sistema a implantar es más crítico para nuestra empresa más atención tendremos que poner en la elección de nuestra aplicación. No es lo mismo cambiar de navegador que de ERP. El software libre no representa por lo tanto un valor añadido por si mismo para la empresa, en términos generales, sino que es una alternativa que debe competir en función de un ROI con el resto de alternativas del mercado.

En este sentido lo que menos me gusta es el software programado a medida. Aunque puede tener ventajas importantes al estar diseñado específicamente para nuestras empresa y la forma de trabajar que tenemos dependemos en exceso de la empresa que realiza el trabajo. Un cambio de programadores o de rumbo en la misma puede generar algún problema a la hora de acometer ampliaciones de funcionalidades.

Esta cuestión no ocurre con software de carácter más general que podemos adaptar para nuestra empresa o con el software libre. En el primer caso si una empresa falla por lo general suelen existir varias más que nos podrían dar soporte, depende de en que ciudad estamos o qué software hemos elegido. Es importante saber que empresas nos darán soporte para la aplicación elegida en nuestra localidad.

En el caso del software libre al disponer del código es más sencillo que una empresa retome el trabajo de otra o que llegado el caso pueda solucionar algún problema que nos pueda surgir. Al igual que con el software adaptado cuanto más popular sea la solución que adoptamos más posibilidades tendremos de tener soporte para nuestras aplicaciones.

En definitiva el software libre no es en sí mismo un valor añadido para la empresa, pero tampoco lo es el propietario. Buscar la solución más adecuada para nuestra empresa no es sencillo, pero existen distintas alternativas que debemos valorar. Al final todo se reduce a saber en qué medida nos ayudará a mejorar nuestros procesos determinado programa y si lo invertido en el mismo lo recuperaremos en un periodo de tiempo más o menos prolongado.

En Tecnología Pyme | Software libre o propietario, ¿quién aporta más ingresos a la pyme local?
Imagen | alvimann

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio