Compartir
Publicidad

Elegir un ultraportátil o un teléfono de última generación

Elegir un ultraportátil o un teléfono de última generación
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con las últimas tendencias hacia la convergencia de dispositivos la línea que separa los ultraportátiles de los teléfonos de última generación cada vez es más pequeña. A esto también contribuyen los fabricantes que últimamente están cruzando las fronteras de sus espacios naturales. Asus y Acer, entre otros se adentran en la fabricación de teléfonos de última generación, mientras que por el contrario Nokia pretende crear un ultraportátil.

La base común para pasar de un dispositivo a otro parece que será Android el sistema operativo de Google que puede que de el salto a los ultraportátiles antes de final de año. De esta manera ordenador y teléfono estarán mucho más cerca en sus funciones de lo que creemos actualmente.

Esta convergencia puede llevar a confusión en el mundo empresarial a la hora de decantarse por uno u otro dispositivo. ¿Qué es mejor un teléfono de última generación con el que poder conectarme a internet o tener un teléfono normal y un ultraportátil? Es una cuestión en la que el uso empresarial que le vayamos a dar nos indicará cual es la elección.

El teléfono presenta algunas ventajas, como puede ser una mayor portabilidad, más duración de las baterías y una conexión a internet más rápida. Esto hay que entenderlo bien, ya que el teléfono lo tenemos siempre encendido, mientras que el portátil lo llevaremos apagado y lo conectaremos para realizar algún trabajo puntual o para mostrar al cliente algún punto en concreto.

Las ventajas del ultraportátil son una mejor interacción con el usuario a la hora de introducir texto y trabajar con él. Si tenemos que escribir con el teclado está claro que es mucho más sencillo con el ultraportátil que con el minúsculo teclado de cualquier teléfono móvil. Creo, que aunque los dos tengan el mismo sistema operativo, el ordenador nos ofrecerá mayor flexibilidad a la hora de instalar distintas aplicaciones que el teléfono móvil, que según el fabricante estará más o menos restringido.

Ambos dispositivos deben ir dirigidos a usuarios de alta movilidad de nuestra empresa, como pueden ser los comerciales que estén constantemente fuera de las oficinas y de un lado para otro. También son muy interesantes para autónomos que se autogestionan, ya que ellos son a la vez comerciales, contables y técnicos todo en uno, aunque para estos últimos quizás es más adecuada por su flexibilidad la opción del ultraportátil.

Otra cuestión es la de la seguridad y los datos de estos dispositivos. Sobre todo los teléfonos, pequeños y con tendencia a desaparecer de nuestros bolsillos. ¡Qué levante la mano el que no se haya olvidado nunca el teléfono en algún sitio! Al ser un dispositivo siempre conectado y que puede acumular datos importantes de nuestra empresa deberíamos ser especialmente cuidadosos con la custodia de estos datos.

Lo mismo podría decirse de los ultraportátiles, sólo que por tamaño y peso es un poco más complicado olvidarse de ellos. También estamos ya más acostumbrados a proteger los datos de nuestros portátiles y al ser dispositivos que suelen apagarse tras su uso nos ofrecen mayores garantías de seguridad ante los ojos indiscretos.

En definitiva se trata de dispositivos que ya vienen usándose en las empresas, ya sea como pocket Pc o dispositivos móviles avanzados. Elegir entre uno y otro depende del uso que necesitemos darle. En mi modesta opinión yo elegiría un teléfono de última generación si mi uso de internet fuera la lectura de algún correo y consulta de páginas web o similar. Si ya tengo que contestar correos y mostrar algún informe o presentación elegiría un ultraportátil. No se como lo veis vosotros pero yo desde luego les auguro un gran futuro en el mundo empresarial a estos dos dispositivos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos