Compartir
Publicidad
Publicidad

El informático y el cuello de botella

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Y mira que he escuchado veces el mismo comentario, que llevo dos semanas esperando que me arreglen la impresora, que hay que modificar la base de datos y con el tío este no hay manera, y frases por el estilo. En muchas empresas se percibe al informático como un cuello de botella que provoca retrasos en la buena marcha del negocio, una medalla que muchos profesionales de este campo llevan colgada y que no siempre hace justicia a la realidad.

Sin duda existen malos informáticos, como malos contables, administrativos y gestores, pero esta visión negativa de los que se ocupan de las necesidades informáticas de la empresa, casi legendaria ya, destaca por encima del resto y está provocada, en mi opinión, por motivos que van más allá de la mera incompetencia de estos profesionales.

  • Se les da de comer a parte: están relegados al cuartucho sin luz natural, en lugar de integrados en la maquinaria de la empresa. La culpa de esto la tiene fundamentalmente la visión errónea que muchas compañías siguen teniendo de la tecnología en general y de la informática en particular. Más que una herramienta que debería integrarse en nuestra forma de trabajo y en nuestros procesos productivos, algo que debe ser contemplado dentro del conjunto de la empresa, es un mal menor, una carga que hay que soportar y que sí, ofrece algunas ventajas, pero se la sigue tratando como un pegote.
  • No conocen la empresa: soy de los que piensa que todo trabajador de una pyme, y especialmente el informático, cuya área de responsabilidad influye en todos los departamentos, debería pasar un tiempo destinado en otros puestos de trabajo, colaborando en otras áreas diferentes de la suya para conocer a fondo el funcionamiento de la empresa, para que pueda ser consciente de lo que hacen los demás y de cómo va a influir su trabajo en el del resto de compañeros.
  • Están desbordados por pequeñeces: no son pocos los casos en los que el informático emplea buena parte de su tiempo en resolver problemas que cualquier usuario de un ordenador debería poder solventar por si mismo. Seleccionar una impresora o saber dónde se encuentra tal o cual opción de Word o Excel, o leer un mensaje de error, son tareas que cualquier trabajador, como usuario de una herramienta necesaria para realizar su labor, debería conocer y poder llevar a cabo sin necesidad de un técnico, dejando a éste libre para ocuparse de los problemas realmente importantes.

Nunca es bueno generalizar, y estoy seguro que estas situaciones no se dan en todas las empresas, pero son más comunes de lo que nos podemos imaginar. Culpar de todos los males a una sola persona o departamento no tiene demasiado sentido y tampoco ayuda a resolver el problema, si realmente se produce ese atasco es necesario evaluar sus causas de forma global, y no quedarse en la bronca al de los ordenadores, que vale, desahoga, pero no creo que ayude en ningún caso a resolver el problema.

En Tecnología Pyme | El informático como educador en la empresa
Vídeo | Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio