Compartir
Publicidad
Publicidad

El futuro en la punta de los dedos

El futuro en la punta de los dedos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mayor desafío al que se enfrenta cualquier usuario cuando se pone delante de un ordenador es aprender a interactuar con él, a manejar su interfaz. Uno de los primeros “peros” que ponemos ante cualquier cambio en el sistema informático, de sistema operativo, de software de gestión, de cualquier cosa en realidad, es la dificultad que van a tener los usuarios para adaptarse a la novedad. Aunque los interfaces han avanzado mucho en poco tiempo, todavía suponen una barrera para muchas personas, barrera puede reducirse en gran medida cuando enfrentamos a esos mismos usuarios con un interfaz táctil bien desarrollado.

Lo táctil es intuitivo, tocar, mover, girar y actuar sobre objetos en una pantalla con los dedos tiene algo de juego y nos resulta natural. Mi hija de tres años me lo demostró al ponerse a manejar las fotos del iPod Touch sin apenas indicaciones, actuar sobre ellas, ir de una a otra, hacerlas grandes o pequeñas era algo… lógico, no tuvo ningún problema. En el mundo de la empresa, aunque somos menos dados a las novedades, quizá sea éste el paso definitivo para integrar de forma indolora la tecnología en nuestros procesos de negocio.

El mejor software es aquel que me permite hacer lo que necesito sin que me entere de que está ahí, escanear un factura, mandarla a un cliente sin tener que escribir un correo electrónico (sin saber siquiera su dirección), buscar en un archivo digital, etc., son procesos que aun siendo más sencillos que hace apenas unos años siguen creando dificultades a muchos trabajadores. Me gustaría ilustrar con un vídeo lo que pueden hacer los interfaces táctiles para eliminarlas.

En el vídeo, grabado en una conferencia de Microsoft sobre su ERP Microsoft Dynamics que tuvo lugar en 2008 en Copenhague, se muestran las posibilidades que tiene la tecnología Surface si se aplica a la gestión empresarial, en concreto a la gestión de un almacén.

Nota: No he podido encontrarlo en otro formato, así que para poder ver el vídeo es necesario utilizar Microsfot Silverlight, un complemento para navegadores que funciona de forma similar al Flash. Si no lo tenéis instalado podéis hacerlo haciendo clic en el botón que aparece en lugar del vídeo.

Solo es un ejemplo puntual, pero suficiente para despertar la imaginación. La “parte de atrás” del software sigue siendo la misma, pero su uso es más sencillo. Puedo hacer el trabajo sin necesitar una formación excepcional en el programa que utilizo para realizarlo, ser más productivo pensando menos en cómo lo hago y más en hacerlo. ¿Os imagináis vuestra oficina con mesas táctiles? Yo todavía no, pero no hace tanto que pensar en un ordenador en cada puesto de trabajo era una quimera, quien sabe lo que nos traerá el futuro.

Vía | Tic-Tac
Foto | drniels

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio